Fachada Ciudad de la Justicia de Málaga
Fachada Ciudad de la Justicia de Málaga EUROPA PRESS

Se le impone, además, la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima durante diez años y una medida de libertad vigilada de cinco años, con obligación de participar en programas formativos de educación sexual. Se le absuelve de otro delito de agresión sexual, al no considerar la Sala que también abusó de otra sobrina.

Según se declara probado en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, desde el año 2010, cuando la niña tenía diez años, el procesado "aprovechó la confianza que le otorgaba la convivencia" y buscaba la ocasión en la que estaban solos en la vivienda para llevarla a su cuarto y abusar de la pequeña.

El Tribunal señala en su resolución que esto ocurrió "de manera reiterada, durante dos o tres veces a la semana, durante los siguientes seis años"; mientras que no ha quedado probado que aprovechara los momentos en los que estaba con otra sobrina para hacer lo mismo.

El acusado negó los hechos en el juicio oral; mientras que su hermana y madre de la niña declaró que notó cómo su hija mostraba rechazo a la figura del tío y no quería ponerse cerca, además de que la notó rara; hasta que al preguntarle le confesó lo que pasaba desde hacía años.

Por estos hechos, se le condena por un delito de agresión sexual, incidiendo la Sala en la reiteración de los hechos, ya sea actuando por un plan preconcebido o aprovechando las mismas ocasiones para abusar de la niña.

Consulta aquí más noticias de Málaga.