La normativa que prohíbe  desde ayer viajar en los autobuses de Bilbobus con más de dos sillitas de bebé o de discapacitados no ha sentado bien a los colectivos de padres de Bilbao y de familias numerosas. Unos y otros culpan al Ayuntamiento bilbaíno de ponerles «en peligro», ya que los padres se ven obligados a llevar a sus hijos en brazos para plegar el cochecito.

Además, consideran que estas normas son contradictorias con el fomento de la natalidad y del uso del transporte público. La asociación vasca de familias numerosas, Hirukide, señaló ayer a 20 minutos que la solución puede pasar por la retirada de asientos.

«Lo más sencillo sería quitar asientos y reservar más espacio para el colectivo de minusválidos y las sillas de niños». Junto con ello, piden una campaña de sensibilización para «ceder el asiento a los usuarios con bebés», tal y como se hace con los mayores y embarazadas», señalan.

La normativa ha creado también un auténtico revuelo en barrios como Miribilla, donde el único transporte es el autobús urbano. En el foro de la página web del barrio, los padres se quejan de la «imposibilidad» de viajar con sus niños en el autobús. Además, según ha podido saber este periódico, la página web del Ayuntamiento ha recibido ya  numerosas protestas.

Por su parte,  los conductores de Bilbobus creen que la normativa puede crear problemas con los padres, señalaron ayer a este diario. Pero consideran que es necesaria, ya que en ocasiones se juntan tantas sillas de bebé en el mismo bus que supone un problema de espacio y «un peligro  para todos los viajeros».

Desde Ayer

Sillas de ruedas: Tienen prioridad sobre las de niño en los autobuses de Bilbao.

No más de dos: Cuando viajen dos sillitas de bebé, las que entren después deberán ir plegadas.

Sillas múltiples: Si las sillitas son de gemelos, sólo podrá viajar una.

Orden de llegada: Así se establece la prioridad para que las sillitas de bebé puedan ir sin plegar.