El tornado que afectó al municipio de Sanxenxo este miércoles ha causado destrozos en al menos una veintena de casas, un colegio y dos industrias, y afectó también al paseo marítimo de la playa de A Lanzada.

El propio alcalde, Telmo Martín, ha hecho recuento in situ de los destrozos que causó el tornado, principalmente en las parroquias de Noalla y Vilalonga. De las dos industrias afectadas, una de ellas es un aserradero de piedra que perdió gran parte del tejado y dejó a la intemperie máquinas de gran valor.

Especialmente afectado resultó el CEIP O Telleiro que fue evacuado de manera preventiva por los daños sufridos sin que se hayan registrado heridos. Concretamente, tuvieron que ser desalojados alrededor de 150 alumnos que este jueves tampoco tendrán clase como medida de precaución, según ha informado a Europa Press la consellería de Educación.

Los servicios municipales de Emerxencias de Sanxenxo calificaron este episodio como un "fenómeno atmosférico singular, probablemente una tromba marina" que entró a las 9,40 horas por la playa de A Lanzada arrancando 30 metros del paseo de madera que voló hasta el recinto escolar de O Telleiro. Allí, la intensidad del viento levantó tejas y parte de la cubierta del pabellón deportivo y ocasionó daños en las persianas.

Al respecto, el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, ha comentado durante un acto en Vigo que la ubicación de este colegio, al lado de la playa de A Lanzada, tiene ventajas pero también la desventaja de que "está expuesto a las inclemencias" meteorológicas.

Según han informado a Europa Press fuentes del servicio meteorológico que depende de la Consellería de Medio Ambiente, el tornado fue detectado por el radar, pero se desconoce la intensidad concreta, debido a que no hay una estación en el punto en el que se ha observado.

TERCERA VEZ

Es la tercera ocasión en la que un temporal destroza el paseo construido por la Xunta en A Lanzada por lo que Telmo Martín ha aconsejado a los técnicos que renuncien a construirlo en tarima de madera y opten por otros materiales respetuosos con el medio ambiente.

Los efectivos de los bomberos de Ribadumia y de Emerxencias de Sanxenxo han intervenido en el lugar de O Freixo donde una vivienda registró daños importantes en el tejado y en las ventanas y se desprendieron cascotes.

OTROS DAÑOS EN SANXENXO

Otras casas del mismo lugar sufrieron daños, concretamente en los tejados, aunque en menor medida que la anterior. También cayeron árboles, alguna de ellas sobre el tendido eléctrico y telefónico que también se vio afectado.

Además, el 112 ha informado que los agentes de seguridad local tuvieron conocimiento de un transformador echando humo en la subida al cementerio de Noalla, aunque sin causar más daños en el entorno. Según informó Gas Natural Unión Fenosa el apagón se ha detectado a las 9,40 horas de la mañana de este miércoles y afectó a 2.567 clientes.

Las llamadas de los vecinos al 112 Galicia alrededor de las diez de esta mañana permitieron activar un operativo en el que participaron los efectivos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Ribadumia y del GES de Sanxenxo, además de los agentes de seguridad locales.

DAÑOS EN CERDEDO-COTOBADE

Fuentes de Meteogalicia han indicado, además, que los "ecos" del tornado se desplazaron hacia el municipio pontevedrés de Cotobade, pero según las mismas fuentes a este punto ya no llegaron vientos en la forma de tornado, si bien se registraron fuertes granizadas y tormentas.

Desde el municipio de Cerdedo-Cotobade se produjeron varias llamadas al Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 Galicia de conductores que circulaban por la N-541 y percibieron como el viento intenso llevó por delante árboles y señales de tráfico.

Ocurrió unos minutos antes de las diez de esta mañana, concretamente en los kilómetros 75 y 76 de la carretera nacional, al paso por el ayuntamiento de Cerdedo-Cotobade. Hasta allí, se dirigieron los agentes de la Guardia Civil de Tráfico alertados por el personal del 112 Galicia.

Cuando llegaron al lugar, comprobaron que había desprendimientos de tierra y señales tiradas, por lo que solicitaron la intervención del servicio de limpieza y mantenimiento del Ministerio de Fomento.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.