Portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña
Portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña EUROPA PRESS

Así lo ha explicado la portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña, este miércoles en rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, en la que ha explicado que este "importante" decreto pretende "mejorar la conciliación de la vida laboral y personal" de los empleados públicos, así como "servir de ejemplo" para las empresas privadas de la región.

La nueva modalidad de trabajo, que podrá solicitarse este año, permitirá a los empleados públicos de la Junta que se acojan a la misma realizar sus funciones laborales desde lugares distintos a la oficina o centro de trabajo.

En este sentido, la portavoz del Ejecutivo extremeño se ha mostrado convencida de que esta medida tendrá "importantes beneficios sociales" para los funcionarios de la Administración regional, así como una mejora de la productividad de la misma y también "importantes beneficios económicos" puesto que "se abaratarán costes y complementos de transporte".

Gil Rosiña ha explicado que esta medida surge para complementar el fomento del teletrabajo que desde 2002 ha promovido la Unión Europea y también ante las experiencias "positivas" de un experimento piloto impulsado en 2012 por el anterior Consejo de Gobierno de la Junta, que tuvo una duración de un año y que recibió un total de 44 solicitudes, de las que un 57 por ciento eran mujeres.

PUESTOS DE TRABAJO "SUSCEPTIBLES"

De acuerdo con el decreto, tendrán la consideración de puestos de trabajo "susceptibles de ser desempeñados mediante teletrabajo" los que puedan ser ejercidos "de forma autónoma y no presencial", atendiendo a sus características específicas y a los medios requeridos para su desarrollo.

Asimismo, por sus características no son susceptibles de ser desempeñados mediante teletrabajo los puestos en oficinas de registro y atención e información a la ciudadanía; los que correspondan a funciones de dirección, coordinación y supervisión; los de naturaleza eventual; aquellos cuya forma de provisión sea la de libre designación; así como los que conlleven "necesariamente" la prestación de servicios presenciales.

La duración del teletrabajo será de un año y la jornada semanal de trabajo se distribuirá de manera que tres días se presten de forma no presencial mediante la fórmula de teletrabajo y el tiempo restante en jornada presencial.

Por otra parte, los empleados autorizados para prestar servicio en régimen de teletrabajo deberán disponer de "un espacio de trabajo adecuado" a las funciones a desempeñar.

En este sentido, el equipamiento básico deberá ser aportado por los empleados y estará constituido por un ordenador personal con acceso a la red Internet a través de una conexión "suficiente y segura" para que pueda desempeñar las tareas propias de su puesto de trabajo.

Por su parte, la Administración autonómica facilitará una cuenta de correo electrónico, las aplicaciones informáticas necesarias para el desarrollo del trabajo cotidiano y un escritorio remoto, con acceso seguro VPN que reproduzca las condiciones de trabajo de un puesto físico del centro en el que el trabajador esté destinado.

Previa consulta con las secretarías generales y los órganos competentes de los organismos y entes públicos, la Dirección General de Función Pública convocará el proceso para la autorización del desempeño de puestos de trabajo en la modalidad de prestación no presencial bajo la fórmula del teletrabajo.

COMISIÓN TÉCNICA DE SEGUIMIENTO

La convocatoria se publicará en el Diario Oficial de Extremadura en las próximas semanas y contendrá el número mínimo de puestos que pueden ser autorizados dentro de cada consejería, las condiciones que deben cumplir los solicitantes, el procedimiento de autorización, la baremación y los sistemas de evaluación del trabajo desempeñado en régimen no presencial.

Además, la portavoz de la Junta ha explicado que las solicitudes se realizarán "de manera telemática" y se creará una comisión técnica de seguimiento para evaluar anualmente las tareas que estos trabajadores están realizando "desde casa".

Gil Rosiña ha destacado que este acuerdo supone un "avance importante" y una muestra del "compromiso" de la Junta con la igualdad entre hombres y mujeres, puesto que las mujeres embarazadas y víctimas de violencia de género podrán realizar su solicitud "en el mismo momento" en el que se produzca el "feliz o triste hecho". En el caso de un empleado público de la Administración, "podrá solicitarlo en el año 2018 y 2019 seguidos".

Finalmente, Isabel Gil Rosiña ha anunciado que este próximo viernes, 12 de enero, la vicepresidenta de la Junta, Pilar Blanco-Morales, mantendrá una reunión con el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles y con los sindicatos "mayoritarios" de los trabajadores públicos con el fin de establecer un calendario de trabajo para "avanzar en la flexibilización horaria" de los empleados públicos.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.