Acudirá hoy, a las 11 horas, a la última aula de consumo de este año que se celebrará en el salón de actos del Edificio Pignatelli y que versará sobre la influencia de la sociedad de consumo en el medioambiente y la salud.

Los términos medioambiente y salud son muy amplios. Hábleme del tema central de su conferencia.

Voy a hablar de los productos químicos y de su repercusión en nuestro ecosistema. Pero lo que me interesa sobre todo es llamar a la coherencia en el consumo, desde el punto de vista ciudadano.

¿Acaso no somos demasiado responsables?

La sociedad aragonesa es bastante activa y sensible en los temas de medioambiente, y yo creo que estamos en el camino correcto, pero queda mucho por recorrer.

Y las administraciones públicas, ¿ cómo se portan?

En nuestra comunidad tenemos la suerte de que los gobernantes y la ciudadanía avanzan por la misma senda.

¿Ah sí? Póngame un ejemplo.

Nuestro Estatuto de Autonomía es el primero en España que establece el derecho de los ciudadanos a poder ejercer un consumo responsable. Eso es, sin duda, el principio.

¿Cree que el futuro depende de los ciudadanos?

Claro. Hay que solicitar alternativas de consumo que existan en el mercado para romper la inercia de la producción, y eso depende del ciudadano.

Habla de alternativas, ¿de qué tipo?

En el caso de los productos químicos, debemos pedir variantes que sean menos tóxicas y que contaminen menos.

Pero muchos productos no marcan su composición...

Por eso mismo los ciudadanos debemos pedir que esto cambie.

Bio

Es de San Sebastián, tiene 37 años y dirige el programa Aragón de la Fundación Ecología y Desarrollo.