La secretaria general de la UIJS, Beatriz Talegón (PSOE).
La secretaria general de la UIJS, Beatriz Talegón (PSOE). EUROPA PRESS

Así lo ha confirmado a Europa Press el propio alcalde, el socialista José Salinas, quien ha mostrado su satisfacción por el hecho de que la justicia le dé la razón, pero sobre todo por el hecho de que lo reconozcan ya dos tribunales diferentes, ya que en junio del pasado año Talegón ya era condenada por estos hechos por el Juzgado de Instrucción número 6 de Guadalajara.

"Esto es un reconocimiento a tanto tiempo soportando los daños morales y atentados a la persona que, por fin, se ven resarcidos por la mano de la justicia", ha afirmado Salinas.

De esta manera, la Audiencia ha desestimado el recurso de apelación frente a la sentencia del 20 de junio de 2017 y Talegón tendrá que abonar al alcalde campiñero 1.500 euros por vulnerar su honor al referirse a él en una asamblea de vecinos como "chorizo".

Además, la pareja de esta, Juan Carlos Sánchez, tendrá que abonarle por su parte otros 3.000, también por vulnerar igualmente su honor, al acusar a Salinas de haber atropellado a un menor y de no auxiliarle. Además la condenada se tendrá que hacer cargo de las costas procesales.

Para Salinas, está ya claro que ha llegado el momento de enviar una carta a su secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y pedirle que tenga en cuenta que "esta señora no puede volver a las filas" del partido como según el alcalde de Cabanillas podría aún pretender, "porque ha incumplido todo lo que un buen militante no debe hacer".

Salinas ha dicho que lleva más de 10.000 euros gastados en este proceso, de ahí que ahora tenga menos claro que nunca que la justicia sea accesible para todos porque "no lo es", ha matizado.

Talegón puede aún presentar, si quiere, un recurso de casación o de indefensión ante el Tribunal Supremo.

Salinas ha atribuido todo esto a "posibles envidias", y ha considerado "muy grave" que alguien que ha sido militante del PSOE -en referencia a Talegón- fuera a la asamblea abierta a "mentir y criticar a un compañero de partido".

Los hechos se remontan a 2015, coincidiendo con el momento de la campaña electoral en que el actual alcalde optaba a la Alcaldía.