Audiencia de Jaén
Imagen de la sala de vistas de la Audiencia de Jaén. EUROPA PRESS

Un vecino de Valdepeñas de Jaén (Jaén), F. M. M., de 47 años, se enfrenta a una petición de cárcel de 35 años y medio tras ser acusado por el Ministerio Fiscal de hasta 12 delitos de malos tratos, agresión sexual, abuso sexual, amenazas, y quebrantamiento de medidas preventivas. A la pena de prisión, se le añade una responsabilidad civil que la Fiscalía ha cifrado inicialmente en 90.000 euros por los daños morales y psicológicos supuestamente causados a su mujer, su hija e hijastra.

Los hechos por los que F. M. M. se sentará en el banquillo de los acusados se remontan a los 13 años que duró el matrimonio con su entonces mujer y con la que tiene una hija en común, actualmente de 12 años. También afectan a su hijastra, que convivió con ellos en el domicilio del matrimonio mientras estuvieron casados.

El acusado tiene una orden de alejamiento respecto a sus víctimas, pero según la acusación la ha quebrantado en numerosas ocasiones

En el escrito de calificación provisional, se recoge que el procesado es "muy impulsivo, celoso y cambia de carácter con facilidad". Con este marco, la convivencia estuvo marcada por "amenazas, insultos y agresiones físicas" tanto a su pareja como a su hijastra e hija.

Relata que a su hijastra, desde que tenía ocho años y hasta los nueve años, la sometió a diversos tocamientos íntimos e incluso la obligó a practicarle una felación. De hecho, según la fiscal, la madre sorprendió al acusado abusando de la niña lo que provocó en la madre "un ataque de ansiedad" del que fue asistida en un centro médico.

A su propia hija, cuando tenía tres años, la emprendió con ella a golpes y puñetazos por no dormirse y no dejarle mantener relaciones con su mujer. También, según la Fiscalía, la sometió a diversos tocamientos e incluso a una felación cuando la niña tenía cuatro años. La mujer también ha denunciado haber sido obligada a mantener sexo con el acusado en contra de su voluntad.

Por todos estos hechos, sobre el acusado pesa desde abril de 2015 una prohibición de acercarse a menos de 200 metros y de comunicarse con alguna de las tres. No obstante, se le acusa del quebrantar de manera continuada esta prohibición, algo de lo que deberá responder en el banquillo.

Clave en este caso serán también los informes del Instituto de Medicina Legal (IML), ya que en son contradictorios y pueden condicionar todo el proceso. Por lo pronto, la cita del juicio en la Audiencia de Jaén es para el próximo 17 de enero.

Consulta aquí más noticias de Jaén.