El concejal de Atención Social, Óscar García, lamenta en un comunicado que la entidad a la que siempre se "ha apoyado y protegido" desde el Ayuntamiento renuncie a la actividad, pero ante esta situación, la obligación del consistorio "es garantizar los alimentos a las familias que los necesitan".

García informó de que desde el área municipal de Atención Social se está movilizando y coordinando a otras asociaciones voluntarias de reparto de alimentos en Santa Cruz para cubrir "provisionalmente" el servicio mientras se trabaja en buscar una solución a medio y largo plazo.

En este sentido, el concejal animó a las familias beneficiarias que se vean afectadas por el cese de actividad de la entidad a acudir a las unidades de trabajo social (UTS) de Añaza y Barranco Grande, donde se les acreditará para que reciban el servicio de alimentos a través de otras entidades voluntarias de Santa Cruz.

"Hasta el momento contamos con la disponibilidad para cubrir temporalmente el servicio con las entidades de reparto Asociación García Escámez, Asociación de Vecinos 8 de Marzo de Añaza, Asociación Unidos por ti de La Salud y la Asociación Kairós de Los Gladiolos y seguimos trabajando para que se puedan incorporar también la Parroquia de Santa María de Añaza y ADRA", explica.

En cualquier caso, el concejal abogó "por dejar siempre la puerta abierta a que la entidad que anunció ayer el cese de actividad reflexione reconsidere su determinación, teniendo presente que el Ayuntamiento apoya y valora su labor solidaria y voluntaria, al igual que lo hace con las 36 organizaciones asociadas de reparto de alimento que operan en el término municipal de Santa Cruz de Tenerife".