Màrius Boada y Gerardo Pisarello
Pisarello ha presentado el Barómetro Semestral de Barcelona. EUROPA PRESS

El encaje de Catalunya y España ha pasado a ocupar la primera posición en el listado de los problemas más graves de los barceloneses, seguido de los aspectos políticos en general. Así lo señala el Barómetro Semestral del Ayuntamiento de Barcelona que ha presentado este jueves el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, que también muestra que la contaminación ha emergido por primera vez entre las principales preocupaciones y se sitúa en tercer lugar, y que el cuarto lo ocupan el paro y las condiciones de trabajo. El turismo, que en la anterior encuesta fue número uno en el ranking, se ha situado en esta última en el cinco.

En cuanto a la relación de Catalunya y España, el sondeo, realizado a través de 800 entrevistas telefónicas entre el 23 de noviembre y el 4 de diciembre de 2017, refleja que la mencionaron como el problema más grave el 11,3% de los ciudadanos consultados, motivo por el cual ha escalado del puesto número 11 al primero. Si se tiene en cuenta que los aspectos políticos en general recibieron, por su parte, el 9,6% de las menciones, el contexto político actual suma más del 20%.

En relación a este, el barómetro introduce algunas preguntas específicas, como por ejemplo, una que hace referencia al encarcelamiento de representantes políticos y activistas catalanes. El 67% de los encuestados no está nada de acuerdo con ello y el 13,5% lo está poco, lo que suma un 80,5% de respuestas en contra.
Respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, la rechazan el 74,5% de los entrevistados, a la vez que un 62% no apoya la declaración unilateral de independencia (DUI).  Por otro lado, los partidarios de la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre son un 58,7% y los que se declaran contrarios, un 35,9%.

La contaminación es el tercer problema que más preocupa"La ciudadanía nos está diciendo que la solución a los problemas no pasa por encarcelar a líderes políticos ni por usar de manera inquisidora el poder judicial ni por la unilateralidad, sino que hace falta diálogo", ha apuntado Pisarrello. En su opinión, "el modelo autonómico está agotado" y el Estado vive una "regresión centralizadora absolutamente impresentable".

En cuanto al contexto político, la encuesta también muestra que más de la mitad de las personas consultadas, el 52,6%, cree que tendrá malas consecuencias para Barcelona y que el 56,6% opina que afectará negativamente a la economía de la ciudad. Señala, asimismo, que el 49,4% de los entrevistados es pesimista respecto al futuro de Catalunya, frente a un 45,8% de optimistas, un 2,9% que no se definen y un 2% que no contestan.

Si bien los asuntos políticos han centrado el discurso de Pisarello por su notable escalada en el ranking de preocupaciones, el teniente de alcaldía también se ha referido a la contaminación, que está en el tercer puesto tras ocupar el número ocho en el anterior sondeo, algo que ha atribuido, sobre todo, a que "se ha hecho pedagogía" sobre sus consecuencias sobre la salud.

Respecto al paro, que ha pasado de una segunda posición a una cuarta, ha apuntado que "pese a que las cifras macroeconómicas señalan que ha bajado, los trabajos son muy precarios". Y en relación al turismo, ha afirmado que su descenso del número uno al cinco se debe a que los ciudadanos se han dado cuenta de que es "un valor positivo", aunque demandaran "cierta regulación", que ahora ya existe.

ERC ganaría

El sondeo muestra que ERC es el primer grupo en intención de voto en las elecciones municipales (16,5%), con lo que supera por primera vez a BComú (16,3%). El PSC obtiene un 9,3%; Ciutadans, un 6,4%; el PDecat, un 5,8%, la CUP, un 3,6%; y el PP, un 1%.

Los líderes más valorados son la alcaldesa, Ada Colau, con un 5,3 sobre 10, y Alfred Bosch (ERC), con un 5,2. Los demás suspenden.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.