Según reza la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, y a la que se llegó tras una conformidad, el juzgado lo considera responsable de un delito de agresión sexual a menor, motivo por el que le impone a su vez la prohibición durante seis años de comunicarse por cualquier medio con la menor, acercarse a ella, su domicilio o lugar donde se encuentre a una distancia inferior a 200 metros.

Del mismo modo, le impone el pago, como responsabilidad civil, a la menor en la cantidad 1.000 euros por los daños morales sufridos. Fue la abuela de la menor, que cuenta ahora con 13 años, denunció a principios de 2016 que su nieta, que vivía con ella en su domicilio, se quedaba los fines de semana desde unos meses antes en el domicilio de su padre y que le contó lo sucedido.

El juez considera probado que en estos periodos, este hombre se metía con ella en la cama, en la que dormían juntos, rozándole con los dedos sus partes íntimas, masturbándose delante de ella, poniéndosele encima e intentando bajarle los pantalones, a lo que la niña se oponía.

Consulta aquí más noticias de Huelva.