Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Indiana ha descubierto los restos del barco del célebre capitán William Kidd, discípulo de Francis Drake y ahorcado en Londres, frente a la costa de la isla Santa Catalina, en la República Dominicana, según informó la universidad.

El equipo explicó en un comunicado que, aunque no tiene una certeza absoluta, "todas las pruebas encontradas bajo el agua son consistentes" y apuntan a que han sido encontrados los restos del buque del capitán William Kidd, el Quedagh Merchant.

Ha permanecido sumergido a 20 metros de la costa, a tan sólo tres metros de la superficie

Los historiadores relatan que Kidd, del que algunos dicen que fue pirata y otros que se dedicaba a perseguir a los asaltantes de barcos, tuvo que abandonar a su suerte este barco cerca de las costas de la República Dominicana en el siglo XVII.

El equipo liderado por Charles Beeker, de la Universidad de Indiana, comenzará a estudiar de inmediato los restos del buque, que ha permanecido sumergido a 20 metros de la costa, a tan solo tres metros de la superficie.

Telas, oros, plata y seda

Beeker manifestó su sorpresa porque nadie antes hubiera encontrado el barco bajo el mar del Caribe, sobre todo porque el enclave en el que se han descubierto los restos suele estar plagado de intrépidos buscadores de tesoros.

"Este es uno de los primeros buques sumergidos en los que he estado y en el que no parece que se haya producido ningún saqueo", dijo Beeker en un comunicado.

Los historiadores sostienen que cuando Kidd abandonó el Quedagh Merchant, el buque llevaba a bordo un enorme botín de telas, sedas, oro, plata y otras mercancías procedentes de la India oriental. 

El legendario capitán fue juzgado y condenado a morir colgado sobre el río Támesis, en Londres, donde su cadáver permaneció pendiendo de una soga durante dos años.