Factura de energía eléctrica
Factura de energía eléctrica y de gas JORGE PARÍS

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha incoado expediente sancionador a Gas Natural Fenosa Generación y a Endesa Generación tras observar "indicios de alteración de precios" en las ofertas de mercado de generación entre octubre de 2016 y enero de 2017, una presunta infracción grave de la Ley 24/2013 del sector Eléctrico que elevó el precio de la luz al máximo en aquellas fechas.

El periodo por el que ha abierto este expediente corresponde al invierno pasado, en el que se registró una espiral de precios. Fuentes del regulador aseguraron entonces a este diario que vigilaban desde octubre a las eléctricas por este motivo. El precio medio diario llegó a dispararse hasta un 80% entre los días 1 y 25 de aquel mes de enero (de 51,09 euros el gigavatio hora a 91,88, con picos de hasta 100 euros el gigavatio hora).

A la vista de los precios que se habían registrado en el mercado de generación eléctrica, en febrero de 2017 se requirió información a Endesa y Gas Natural sobre sus contratos de aprovisionamiento de gas natural, de suministro a centrales de ciclo combinado y a otros clientes, así como operaciones de compra y venta dentro del sistema gasista en el mercado OTC, previsiones de consumo y desviaciones entre previsiones y consumo real.

La conducta prohibida se habría producido en cinco centrales de Gas Natural Fenosa y una de EndesaSobre la base de la información reservada realizada, la Dirección de Energía ha observado "indicios de posible alteración del llamado despacho de generación del 'pool' para obtener ingresos superiores en mercados de restricciones (ajustes que se realizan por motivos de seguridad en el suministro)".

Es decir, según el organismo presidido por José María Marín Quemada, habrían realizado una oferta "anormalmente elevada" para que dichas centrales participaran en el mercado de restricciones y obtener así mayores ingresos.

¿Frenaron la programación de centrales?

De esta manera, habrían llegado a impedir su programación durante varios días, a pesar de que el contexto generalizado de precios elevados debería haber conducido justo a la situación contraria, con pleno conocimiento de la empresa de la alta probabilidad de que las centrales acabarían siendo programadas por restricciones técnicas (por motivos de seguridad en el suministro).

Se pone de manifiesto una vez más lo fácil que resulta a las empresas manipular el precio de la electricidad en su propio beneficio"Si una central se declara no disponible, hay menos oferta y el precio sube. Cuando existe escasez o mayor demanda, las eléctricas pueden intentar vender mucho más caro", explicaba en enero a 20minutos Michel Rivier, profesor de Comillas-ICAI. Dicha conducta podría haberse dado en cinco centrales de Gas Natural Fenosa (Sagunto, San Roque, Málaga; puerto de Barcelona y Besós) y una de Endesa (la de ciclo combinado de Besós.

En concreto se trata de una infracción prohibida en el artículo 65.34 de la Ley 24/2013 del sector eléctrico, que tipifica "la presentación de ofertas con valores anormales o desproporcionados con el objeto de alterar indebidamente el despacho de las unidades de generación o la casación del mercado".

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) pide "sanciones ejemplares" para ambas empresas y "aplaude" la decisión de la CNMC. "Se pone de manifiesto una vez más lo fácil que resulta a las empresas manipular el precio de la electricidad en su propio beneficio", asegura la organización sobre un sistema de precios marginalista que, según ellos, "contribuye a extender el perjuicio a todos los consumidores".

"A diferencia de otros países europeos, la mayoría de la energía eléctrica se adquiere en ese mercado mayorista y no mediante negociaciones bilaterales entre generadores y comercializadores", apunta la OCU. Un sistema que causó esa elevación del precio de la electricidad "y un grave perjuicio que afectó a todos los consumidores".

Gas Natural rechaza la acusación y presentará alegaciones

El Gobierno adoptó medidas para fomentar la competencia gasística, aumentar su oferta y que así abaratase la luz. Se creó la la figura de un 'creador del mercado' de gas, y se obligó a los operadores dominantes —Gas Natural Fenosa y Endesa— a hacer sus ofertas dentro del mercado del gas (Mibgas). Esta última medida entró en vigor la semana pasada y ha sido recurrida por Gas Natural Fenosa. Endesa, en cambio, no acudirá a los tribunales.

Esta grave acusación no tiene fundamento económico en un sector económico supuestamente liberalizadoGas Natural Fenosa, que recibió el 30 de noviembre la notificación del expediente, ha anunciado este mismo lunes que presentará alegaciones en el plazo de 15 días que le otorga la ley. La firma subraya que en aquel escrito se destacaba "la asignación de precio para las ofertas de las centrales a un precio que resulta superior a sus costes marginales", una "afirmación básica que no figura en la nota de prensa publicada" por el organismo.

"No sólo en ningún caso se realizaron ofertas anómalas o desproporcionadas, sino también es erróneo el planteamiento", dice. "Esta grave acusación no tiene fundamento económico en un sector económico supuestamente liberalizado. No es lógico que se acuse a una compañía de realizar ofertas por encima de sus costes marginales, ya que esto equivale a pedirle a una empresa que oferte exclusivamente al precio de su coste variable de producción".

La energética subraya que los precios por encima de los costes marginales son "imprescindibles" para cubrir los costes fijos de las centrales, como impuestos, salarios, amortizaciones o costes financieros, y obtener un beneficio industrial.

No solo debe perseguirse el precio más bajo posible, sino la razonable rentabilidad que permita la actividad sostenible de las empresasAdemás, destaca que las centrales de ciclo combinado en España trabajaron en 2016 una media de sólo el 12% de su tiempo útil, dada la prioridad de otras tecnologías incentivadas, con lo que la mayor parte del tiempo estas centrales están paradas. Por eso dice que las empresas están "cautivas en un mercado a pérdidas, donde no se permite la libre decisión de cierre, ni se ha regulado la hibernación para plantas que están ociosas".

La compañía presidida por Isidro Fainé pide que si se investigan las ofertas superiores a los costes marginales debería también abrirse expediente cuando se fijan precios inferiores a dichos costes marginales, "cosa que por desgracia ha sucedido reiteradamente ante la pasividad de la CNMC".

Por ello, Gas Natural Fenosa afirma no compartir "esta peculiar forma de entender la libertad de empresa y la economía de mercado" y recuerda que, desde enero de 2014, solicita reiteradamente a la CNMC que investigue el mal funcionamiento de un mercado eléctrico "tremendamente volátil por las sucesivas decisiones de regulación y política energética".

Además, la firma pide que se "persiga no sólo el precio más bajo posible, sino también la razonable rentabilidad que permita la actividad sostenible de las empresas". Gas Natural ganó 793 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un 14,7% menos que en el mismo período de 2016. Una caída de beneficio que atribuyó a "factores atmosféricos adversos" y a los desastres naturales en Chile y México.