En concreto, el 51,9% de los desempleados de la región -20.468 de un total de 39.387- se encuentra en esa horquilla de edad, mientras que el 55,4% -21.826- ha cursado la ESO, aunque cerca de un tercio no terminó sus estudios, lo que supone el 20% del total de quienes no tienen trabajo.

Así se desprende de datos de los Servicios Públicos de Empleo correspondientes al mes de noviembre, recogidos por Europa Press, de acuerdo con los cuales en todos los tramos entre los 40 y 59 años hay más de 5.000 personas apuntadas en las oficinas del antiguo Inem.

También destacan los cerca de 4.900 demandantes de 35 a 39 años, un millar más que los que buscan empleo y tienen entre 30 y 34 años o más de 59 años.

En cuanto al nivel formativo de los parados, más de la mitad tienen estudios de ESO, casi dos tercios de ellos con titulación (13.889) y el 36% por ciento restante sin título (7.937), mientras que más de 11.200, que suponen casi el 30% de la totalidad de los desempleados de Cantabria, tienen Bachillerato o grados -medio o superior- de Formación Profesional.

Por el tiempo que llevan buscando un trabajo destacan aquellos cuya demanda es superior a dos años y los que permanecen en este estado entre uno y tres meses.

En cuanto a las actividades laborales de las que proceden los parados cántabros, destacan las relacionadas con los servicios de comidas y bebidas (5.242), comercio al por menor (excepto de vehículos de motor y motocicletas) y sin empleo anterior, con 3.956 y 3.226 demandantes, respectivamente.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.