Agua. Grifo.
Agua. Grifo. EUROPA PRESS

La necesidad de que toda la población se conciencie sobre el ahorro de agua ha llegado para quedarse. El cambio climático y los periodos de escasez de lluvias, como el vivido en Galicia en las últimos meses, aumentan la relevancia social de estos hábitos, aunque los expertos inciden en la necesidad de que el ahorro se lleve a cabo "todo el año".

Además del papel de grandes consumidores de las industrias y de los ayuntamientos en la reducción de los parámetros, la disminución del consumo en los hogares se dibuja como la piedra angular de este proceso, que debe llevar a "un uso más racional" del recurso.

En esta línea, la Consellería de Medio Ambiente incide en que, a pesar del interés generado en las últimas semanas por la situación de sequía, las recomendaciones de ahorro "no varían a lo largo del año". Lo "necesario", apuntan fuentes de este departamento a Europa Press, es "concienciar" de que hay que tomar "siempre" este tipo de medidas, no únicamente en tiempos de sequía.

De hecho, aunque en un momento dado la cantidad de agua embalsada sea suficiente para abastecer a la población, destacan, hay que "tener presente" que el agua es un recurso variable que puede disminuir "en cualquier momento".

UN 70% DEL AGUA DISTRIBUIDA

Alrededor del 70% del agua que se distribuye en Galicia se destina a los hogares y cada gallego consume de media unos 129 litros de agua al día. Por ello, la Xunta incide en que, para una buena gestión de este recurso, es "imprescindible" concienciar al ciudadano en el uso correcto en los hogares.

Tradicionalmente se ha considerado a Galicia "como la tierra del agua", indican los expertos, lo que dificulta el extender fuera de épocas de sequía y con "más eficacia" la idea del ahorro, que está "plenamente implantada" en otros puntos de España en los que el agua es un bien escaso todo el año.

No obstante, las mismas fuentes inciden en que la concienciación es cada día mayor también en Galicia, sobre todo después de los problemas generados a raíz de la escasez de lluvias, que obligó a activar la alerta por sequía en algunas zonas de la Comunidad.

FUGAS Y ELECTRODOMÉSTICOS

A mayores de las recomendaciones que implican moderar el consumo en sí mismo en los hogares, los expertos recuerdan de forma especial la necesidad de revisar periódicamente las instalaciones, como tuberías y grifos, para evitar que se estén produciendo fugas. Como ejemplo, un grifo que gotea pierde de media unos 30 litros al día.

Además, los hogares pueden ahorrar grandes cantidades de agua si se utilizan cabezales difusores de caudal en los grifos, un mecanismo que ya está "muy difundido" en las instalaciones domésticas, pero en el que Medio Ambiente también incide.

Del mismo modo, entre las medidas que influyen en el ahorro están los electrodomésticos que consumen agua, que deben emplearse "siempre llenos" y ser de bajo consumo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.