Paris Hilton
Paris Hilton Rich Prosecco
Muy pronto, los consumidores de cava y champán tendrán una tercera opción. Podrán degustar el nuevo vino espumoso en lata que Paris Hilton intenta promocionar. La heredera, que ya tiene sus perfumes, su línea de joyería, e invierte en diversos negocios, ha ampliado su campo de acción al sector de la producción vinícola. Ha anunciado que destinará un 20 por ciento del dinero que obtenga por publicitar la marca a una fundación que proporciona agua a personas y zonas necesitadas de ella..

Paris puede ser vista desnuda, cubierta con una fina película de pintura dorada y tumbada sobre la arena de un desierto. La bebida que anuncia se llama
Rich Prosecco y ella misma la describe como el aperitivo ideal para la noche y también la recompensa idónea tras una dura jornada diaria.

El champán de Paris tiene aroma a fruta de la pasión y fresas.
La bebida ha comenzado a promocionarse ya en Alemania y el próximo año podrá ser adquirida en Estados Unidos. El vino de Paris tiene un ligero aroma a fruta de la pasión y a fresas.

Paris, cuyo abuelo, Barron Hilton, descontento con sus múltiples escándalos, ha decidido desheredarla, ha demostrado sobradamente que lleva en la sangre la capacidad innata de los Hilton para ganar dinero. Ha lanzado a la venta tres perfumes: el primero de ellos lleva su nombre, Paris Hilton. El segundo es, Just me, y el tercero, Heiress/Heir, destinado a herederas y herederos tan glamourosos como ella.

>

El vídeo que acompaña a este texto, de News2air, muestra imágenes de la presentación del último perfume de Paris Hilton

También ha diseñado, o afirma haber diseñado, una línea de relojes de lujo, no apta por sus elevados precios para la mayoría de las jovencitas que sueñan con emularla. Alguno de ellos, de 18 kilates, está adornado con más de mil diamantes. En agosto del 2007 presentó una línea de moda en Los Ángeles. Tiene suscrito un contrato con una firma de complementos para "crear ideas divertidas para que las mujeres puedan vestirse de pies a cabeza". Sólo le falta crear, como Jennifer López, una línea de lencería, por la que, a juzgar por las múltiples evidencias fotográficas, no siente, como tampoco su ex amiga Britney, demasiado interés.