Endesa también quiere instalar en Málaga una central térmica de ciclo combinado, pero todo indica que se va a encontrar con el mismo rechazo ciudadano o uno mayor que su competidora Gas Natural, que ya levanta un complejo similar al norte del PTA.

Ambas plantas se han ideado con una potencia de 400 megavatios –aproximadamente un tercio del consumo energético de la provincia–. La Plataforma No a las Térmicas rechaza estos proyectos y hoy se reúne con el alcalde, Francisco de la Torre. En esta ocasión se suman al frente opositor diversas asociaciones vecinales del distrito Carretera de Cádiz.

La desembocadura es un paraje natural protegido y la central se ubicará en zona inundable"

El Ayuntamiento prevé modificar el Plan General de Ordenación Urbana para que este segundo proyecto pueda ubicarse
junto al centro comercial Mare Nostrum y el río Guadalhorce.

La plataforma recuerda que la desembocadura es un paraje natural protegido y que la central se ubicará en zona inundable, por lo que entiende que se corre el riesgo de que un accidente dañe esta zona de interés ecológico. Los vecinos critican que el regidor parece «insensible» a la preocupación que tienen por su salud y los efectos de los gases.

La de Endesa estará a 2,5 y 4 km de las zonas más pobladas de la ciudad, Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero, respectivamente. No hay fecha para el inicio de las obras, según la compañía.

Menos, pero contamina

Las centrales de ciclo combinado queman gas para mover unas turbinas que generan electricidad, explica Endesa. El vapor surgido de esa combustión sirve para producir más electricidad. Es la forma menos contaminante de dar luz entre las que usan energías fósiles (petróleo o carbón). Sin embargo, estas centrales también contaminan. Ecologistas en Acción advierte de que la combinación de emisiones con altas temperaturas dañarán fauna y flora del Guadalhorce y los Montes de Málaga.

Campanillas, lista el año que viene

La central térmica que se construye en Campanillas, al norte del PTA, tiene prevista su apertura en el segundo trimestre de 2008. Dará trabajo a 35 personas y contaminará tanto como la más contaminante actualmente, la cementera de La Araña (al año expulsará, según Gas Natural, entre 500.000 y 700.000 toneladas de dióxido de carbono, el responsable del cambio climático).

Será la primera planta térmica en el municipio de Málaga desde que desapareciera la central de la Misericordia, a principios de los años ochenta.

CONSULTA AQUÍ OTRAS NOTICIAS DE MÁLAGA.