Trabajadores
Dos compañeros de trabajo en su oficina. GTRES

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres son un hecho. Pero esta brecha salarial la notan más ellas que ellos; o sea, la notan más quienes más la sufren. Según un estudio que han elaborado Infoempleo y el Centro Internacional Trabajo y Familia de la escuela de negocios IESE, el 46% de las mujeres españolas y el 38% de los hombres percibe diferencias salariales por cuestión de género en las empresas.

Son más las mujeres que ven injusta la evaluación que se hace de su laborTanto hombres como mujeres ven problemas no sólo en la retribución, sino también en la selección, la formación, la promoción interna o las medidas de conciliación. El 55% de los hombres y el 57% de las mujeres considera que los procesos de selección de sus empresas no están totalmente estructurados; un 64% de ellos y un 68% de ellas ven que la formación no es igual; y en cuanto a los criterios de promoción la insatisfacción llega al 75% de las mujeres y al 71% de los hombres.

El informe, titulado ‘Desarrollo profesional de hombres y mujeres en España’ refleja que el 66% de los hombres y el 72% de las mujeres considera que la evaluación de su labor en las empresas no es justa, y un 57% de las mujeres y un 56% de los hombres aprecia falta de medidas de conciliación de la vida laboral y familiar.

El estudio, elaborado con encuestas a 2.138 personas, mitad hombres y mitad mujeres que trabajan en empresas de diferentes tamaños y sectores, evalúa la opinión de hombres y mujeres sobre la igualdad de género en los entornos laboral, familiar y personal. Así, el 87% de los participantes de ambos sexos consideran que el ámbito laboral es excluyente y sólo el 4% lo ve satisfactorio.

En muchos casos el hombre no gana más por ser hombre, sino por ser más antiguoEn el familiar, solo el 7% lo ve excluyente pero el 85% lo considera hostil para la igualdad de manera ocasional y sólo un 8% lo ve satisfactorio; mientras que en el terreno personal, el 54% de los encuestados lo considera excluyente y un 13% satisfactorio.

“El entorno personal y familiar es más favorable a la igualdad que el entorno empresarial”, señaló la directora del Centro Internacional Trabajo y Familia de la escuela de negocios IESE, Mireia de las Heras, en la presentación del estudio. Consideró también que las circunstancias afectan a la satisfacción con el trabajo y al compromiso del trabajador con la empresa.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Igualdad de la patronal CEOE, Val Díez, opinó que parte de la desigualdad se debe a la antigüedad del hombre en algunos empleos, lo que genera complementos salariales, o la mayor presencia de varones en empleos con determinados pluses. “Hay muchos casos en los que el hombre no gana más por ser hombre, sino por ser más antiguo”, defendió Díez.