Tener una buena cobertura sanitaria en los barrios de Valencia es el objetivo que se fijaron ayer todas las asociaciones vecinales. Confeccionaron un listado con carencias y deficiencias, y se lo enviarán a Sanidad.

Barrio a barrio

San Marcelino: No tienen atención continuada hasta las 22 horas. Acuden al hospital El Peset y se producen colapsos por ello.

Malvarrosa: El centro de salud tiene dos meses, pero ya le asoman las goteras y le falta luz natural.

Beniferri: La ronda norte ha aislado a una parte de los vecinos. Piden que a la biblioteca vaya semanalmente un médico y un auxiliar.

Tormos: El centro de salud de Economista Gay esta en un bajo y se paga alquiler. Los vecinos solicitan que se construya uno como inversión. Además, la atención telefónica es mala, dicen.

Marxalenes: El ambulatorio está colapsado. Quieren otro que de más cobertura.

Nou Moles: Los vecinos cuentan que tienen puesto el cartel de próxima construcción de un centro de salud desde 2006. Aún no han puesto la primera piedra, lamentan.

Benicalap: El terreno en el que se tendrían que construir los dos macrocentros para dar cobertura a todo el barrio sigue vacío.

«Prometen, pero no cumplen»

Los centros de salud que se iban a poner en marcha en Benimaclet y en Grao-Port tenían una partida presupuestaria el pasado año, pero los vecinos aún no tienen noticias de ellos. En el caso del barrio Grao-Port, la Casa del Mar iba a ser destinada a atención primaria, pero «el dinero que se iba a invertir para ello no se pudo destinar, ya que Sanidad se quedó sin fondos», según los vecinos. Mientras, en Benimaclet, el pasado mes de febrero se aprobó la concesión para construir el centro de salud, pero los vecinos todavía no saben nada de él.