A partir de hoy mismo será más sencillo deshacerse de pequeños electrodomésticos en desuso, ropa vieja o aceite quemado.

Cuatro camiones especiales se encargarán de recorrer 41 puntos, repartidos por toda la ciudad, en los que los ciudadanos podrán depositar de forma gratuita los residuos domésticos que no pueden depositar en los contenedores habituales.

El nuevo servicio, que pone en marcha hoy el Ayuntamiento con el nombre de Puntos Limpios Móviles, se desarrollará en unos días y horarios fijos que estarán señalizados en unas paradas específicas.

Los camiones estacionarán en estas zonas y permanecerán allí durante un periodo de tiempo determinado para facilitar a los vecinos que lleven sus residuos.

Los nuevos puntos limpios estarán distribuidos y señalizados en 27 paradas urbanas y 14 de barrios rurales. El nuevo servicio ha requerido una inversión de 300.000 euros.

Los vecinos podrán depositar en estos camiones especiales lámparas, tubos fluorescentes, pilas, aceite vegetal doméstico, aceite mineral, envases que hayan contenido colas, barnices, disolventes, insecticidas o pinturas, y residuos eléctricos y electrónicos de pequeño tamaño, como maquinillas de afeitar, batidoras, tostadoras o teléfonos móviles. También podrán depositar allí su ropa usada.

Para difundir la puesta en marcha de este novedoso servicio de recogida, que ya se ha utilizado en ciudades como Madrid, Barcelona, Pamplona o Sabadell, se distribuirán 200.000 folletos explicativos. Esta medida se añade a los puntos limpios fijos que ya existen en la ciudad, y que en lo que va de 2007 ya han tenido 58.749 usos.

Los puntos fijos

Papel y vidrio: Los puntos limpios fijos que ya hay en la ciudad han recogido entre enero y octubre 660.980 kilos de papel y 27,50 metros cúbicos de vidrio.

Pilas: Los vecinos han depositado en los puntos fijos 99 metros cúbicos.

Aparatos eléctricos: En lo que va de año se ha depositado más de una tonelada. Los vecinos han dejado 360 metros cúbicos de ropa usada.