Su hermana presentó denuncia el domingo en la comisaría después de cinco días sin localizarlo y debido a que se trata de una persona que tiene unos hábitos de vida muy rutinarios.

El desaparecido es un hombre de 1,70 metros de estatura, unos 58 kilos de peso, ojos negros, pelo negro corto y barba larga. Habitualmente viste con ropa muy holgada, casi siempre camisa, y pantalones tipo chino en colores oscuros.

El hombre vivía con su hermana hasta que hace dos años se trasladó a un bajo de la calle Murillo y es un habitual de los bares de copas de esa zona. En su denuncia, su hermana ha confirmado que, a pesar de que lo veía todos los días, no ha tenido noticias de él desde el pasado miércoles y que tampoco ha sido visto en ninguno de los locales que frecuenta.

La investigación policial ha iniciado la búsqueda en los hospitales de la capital y en las zonas que visitaba más a menudo para intentar localizar el último lugar en el que ha sido visto.

Fuentes policiales analizan todas las opciones, aunque dudan que haya sido una desaparición voluntaria debido a que, según la información facilitada por su hermana, era un hombre que seguía unas rutinas muy marcadas en su día a día.

Consulta aquí más noticias de Ourense.