Mustafa Maya Amaya
Mustafa Maya Amaya, en una imagen facilitada por la Policía. ARCHIVO

La Audiencia Nacional juzga a partir de este lunes a seis miembros de una red yihadista radicada en Melilla y liderada por el converso español de origen belga Mustafa Maya Amaya, que se dedicaba al envío de muyahidines a Siria y a Mali.

Entre los seis acusados, destaca Maya Amaya, un melillense de mediana edad con discapacidad, que iba en silla de ruedas, y que está considerado como "principal dinamizador de esta red", por lo que se enfrenta a 14 años de cárcel por un delito de integración en organización terrorista en calidad de promotor y director. Los investigadores creen que envió a 28 yihadistas a zonas de conflicto.

Según las conclusiones provisionales del fiscal, esta célula, desarticulada en 2014, se encargaba de reclutar a voluntarios para la yihad e integrarse en grupos terroristas de la órbita de Al Qaeda y de Estado Islámico, especialmente radicados en países en conflicto como Mali y Siria.

Los integrantes de la red se asentaban en España, Bélgica, Luxemburgo, Turquía, Túnez, Libia, Mali, Francia y Marruecos y desarrollaban diferentes funciones como captadores, falsificadores de documentación, financiadores, facilitadores (intermediarios en terceros países para recibir a voluntarios), pasadores (encargados del cruce clandestino a zonas de conflicto) y receptores de nuevos combatientes.

Consulta aquí más noticias de Melilla.