Científicas
Científicas. ARCHIVO

Las mujeres suman el 33% del total de la comunidad científica en la Unión Europea, cifra que se reduce al 30% en el sector de la informática y la ingeniería. Es, sin duda, un mal dato. El techo de cristal de las mujeres en la ciencia persiste y más en España.

Ocurre de igual manera a la hora de estudiar: hay muchas menos mujeres que hombres estudiando carreras de ciencias. El fenómeno se da especialmente en las carreras técnicas y en el sector TIC. En España hay un 38% de chicos que optan por los estudios STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), frente a un 15% de chicas. Este patrón se atribuye en parte a la baja autoestima que presentan ante estas materias y a la falta de referentes.

Esa ausencia y los estereotipos contribuyen a este fenómeno, en la medida en que las mujeres tienden a desaparecer de los libros de texto y en las imágenes de material educativo online. Los medios de comunicación acrecientan esta falta de referentes ya que, según un estudio de la Universitat de València, un 74% de las fotografías en noticias científicas en prensa muestra únicamente a hombres científicos frente a un 17% que muestra sólo a mujeres. En muchas de estas fotografías las mujeres no son protagonistas de la información sino un recurso fotográfico.

En este contexto, con sólo seis años las niñas ya creen que los hombres son más inteligentes. Además, en Secundaria, se consideran menos competentes en asignaturas vinculadas a los ámbitos científicos y tecnológicos aunque sus calificaciones sean similares o superiores.

Cambiar las cosas

Para ayudar a cambiar las cosas está la Iniciativa 11 de Febrero. Formada por mujeres y hombres dedicados a la investigación, la docencia y la comunicación científica, buscan promover el trabajo conjunto con la comunidad educativa para frenar desde las aulas la brecha de género a través de una serie de actividades que se organizarán de cara al Día Internacional de la Mujer y la Niña que se celebra en esa fecha.

La Iniciativa 11 de Febrero busca frenar desde las aulas esta brecha de géneroPara ello, esta comunidad facilita los materiales necesarios y aporta ideas de las actividades que los centros pueden organizar, a través de una web en la que pueden hacer sus propuestas antes del 20 de diciembre y en la que este año se ha incluido una “página de contactos” para unir el ámbito científico y educativo.

La Iniciativa 11 de Febrero ha hecho un llamamiento a los centros educativos para que se sumen a las actividades para fomentar el interés de las niñas por la ciencia y la tecnología. A las librerías y bibliotecas se les ha invitado a llenar sus escaparates de biografías de científicas y otros libros que contribuyan a los objetivos de esa fecha.

En febrero de este año se organizaron cerca de 350 actividades en toda España, muchas de ellas abiertas al público con mesas redondas, talleres o debates en facultades, centros de investigación o teatros. También se sumaron decenas de colegios e institutos, con el desarrollo de charlas y otras acciones propuestas por los alumnos, han informado los organizadores.