Page en Ciudad Real
Page en Ciudad Real JCCM/EUROPA PRESS

"Lo único que digo -ha puntualizado- es que lo que afecte a todos los españoles se decide entre todos los españoles y la financiación, que nos afecta a todos, no se puede dejar llevar ni de compromisos electorales en un rincón de España, por muy importante que sea como es Cataluña, como tampoco sería admisible que una situación de Castilla-La Mancha afectará a otras comunidades".

Como presidente de Castilla-La Mancha y como dirigente político, ha remarcado, "no voy a entrar en la campaña catalana. No tengo previsto, además, que me lleven a dar mítines a Cataluña", ha concluido.

NEGOCIACIÓN RACIONAL

ha pedido este viernes al Gobierno central que agilice el nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas y ha considerado que esta negociación "debe ser racional y no sentimental", en relación a la situación de política que se viVe en Cataluña.

Desde Ciudad Real, García-Page ha asegurado que esta negociación debe ser igual para todas las comunidades -con la excepción de País Vasco y Navarra, por sus regímenes fiscales propios- y ha remarcado que, "Castilla-La Mancha también tiene derecho a decidir", rechazando cualquier tipo de negociación bilateral.

Para el presidente castellano-manchego, esta negociación se debería haber iniciado hace dos años y "tuvo que reunirse la conferencia de presidentes para decirle ya está bien" cuando "se nos decía que no podemos gastar, pero, por otro lado, no nos permitía negociar", ha indicado.

En su opinión, es evidente que las autonomías "están infrafinanciadas" ya que, a estas alturas, el Gobierno de España, en años anteriores, ha "ido tomando decisiones en impuestos y en gastos que pagamos las autonomías y que han desvirtuado el modelo al no estar previstos en la financiación vigente".

Más allá de la constitución de un nuevo Gobierno en Cataluña, para que el Gobierno central tenga un interlocutor claro en aquella comunidad, para García-Page lo que "tiene que quedar claro es que la financiación de Cataluña va en el conjunto de la negociación de todas las comunidades autónomas, no es un modelo bilateral".

Salvo los casos de País Vasco y Navarra, ha insistido el presidente castellano-manchego, "todo entra en el modelo general, con sus singularidades propias". "Unos tienen la singularidad -ha agregado- de tener muchos habitantes por metro cuadrado y otros tenemos la singularidad de tener que desarrollar servicios públicos para pocos habitantes en mucho territorio. Y eso ha de tenerse en cuenta también", ha precisado.

Para García-Page, habría que separar los gastos de servicios públicos, que deben ser tratados con igualdad -sanidad, educación, servicios sociales- de otras competencias que unas comunidades tienen y otras no, como las policías autonómicas.

DILATAR, MANERA DE ATACAR

Para García-Page, una manera de "atacar" a los servicios públicos es dilatar la negociación de un nuevo modelo de financiación, "dilatar, mirar para otro lado en un problema que es serio, que es duro, pero que hay que afrontar".

El presidente regional ha asegurado que entiende que Cataluña quiera mejorar su financiación, pero ha remarcado que las "necesidades de Catilla-La Mancha no se van a decidir ni en Cataluña ni en sus elecciones".

AGENCIA TRIBUTARIA CATALANA

En referencia