El pleno ordinario de noviembre que se celebra este jueves
El pleno ordinario de noviembre que se celebra este jueves EUROPA PRESS

El pleno extraordinario de este jueves, convocado a instancias del grupo del PP, debía abordar la crisis política tras la salida del equipo de Gobierno de Compromís y Guanyar Alacant, por la no dimisión de Echávarri, pero ha terminado centrado en la situación judicial del alcalde; que no ha tomado la palabra.

Todos los grupos, a excepción del grupo socialista, han pedido su

dimisión y han alertado al PSPV de que puede terminar arrastrado por la situación judicial de Echávarri.

El portavoz 'popular', Luis Barcala, ha asegurado que los alicantinos "merecen una explicación" por un alcalde "ilegítimo" que se "agarra" a la Alcaldía y por el "desastre de gobierno" que se mantiene al frente con 6 de los 29 ediles de la Corporación. "No lo mueven ni con agua hirviendo", ha advertido Barcala que ha alertado al secretario general del PSPV y president de la Generalitat, Ximo Puig, de que podría verse "arrastrado" por la caída de Echávarri. "A la postre será un suicidio político para su partido y para usted, si insiste en usurpar el sillón de la Alcaldía", ha indicado.

Le ha tachado de ser el "el peor alcalde de todos los tiempos" y ha opinado que "tendrá graves consecuencias" porque ha considerado que al alcalde "no le queda nada, ni la dignidad".

En ese sentido, se ha pronunciado el exsocio de Echávarri y líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, que ha hablado de "burla" y de reirse de los alicantinos. "No está para burlarse de nadie", le ha espetado. Pavón, que previamente ha logrado que el pleno en sesión ordinaria reprobara a Echávarri, le ha augurado un "corto recorrido de futuro" y ha opinado que está "políticamente muerto".

Le ha solicitado que dimita para que Alicante "encuentre una solución" y le ha insistido en el daño que está provocando "a la izquierda de esta ciudad". "Espero que su partido tome cartas en este asunto y le exija su dimisión", ha confiado y ha apuntado: "Si no dimite va hacia el suicidio político del PSPV en el País Valenciano. Por favor, dimita", le ha insistido.

Su otro exsocio de Gobierno, Compromís ha seguido esa línea argumental y ha sostenido que "la única solución" pasa por la dimisión de Echávarri y por cerrar un nuevo pacto "progresista", ha asegurado el portavoz nacionalista Natxo Bellido, que le ha apuntado como "el gran obstáculo" para centrar la mirada en "los problemas de los alicatinos de la gente que lo está pasando mal".

Además, ha dicho que Echávarri "no sirve para ser alcalde" y ha considerado que Compromís está "legitimado para decir y exigir". Ha lamentado que Echávarri esté "atornillado" al sillón y ha rechazado que los juicios del alcalde terminen siendo "la condena de la ciudad", por lo que ha esperado que el PSPV mueva "ficha" y evite ponerse de perfil.

"JODIDO KARMA"

La edil no adscrita y ex de Guanyar, Nerea Belmonte, a quien Echávarri pidió la dimisión, por dar contratos menores a dos compañeros de Podemos, le ha recalcado: "Qué jodido es el karma". Mientras que el no adscrito ex de Ciudadanos, Fernando Sepulcre, ha lamentado por "triste" la situación de la Corporación y ha señalado como "una pena" que el debate solo serviría para "y tu más" y para "generar más bronca".

Desde Ciudadanos, la portavoz Yaneth Giraldo, ha puesto énfasis en la "incapacidad" para gobernar y en que el PSPV se niega a dar "la salida más digna". Ha insistido en que está procesado junto a dos asesores por una posible prevaricación en Comercio, por lo que ha pedido que dimita.

UN HOMBRE Y UN POLÍTICO HONRADO

El alcalde no ha tomado la palabra para defender su gestión, pero sí lo ha hecho su portavoz, Eva Montesinos, que le ha definido como un "hombre y un político honrado". Ha criticado que el pleno se haya convertido en un "debate del estado del alcalde"

Ha asegurado que el grupo socialista está con seis ediles porque sus socios se han "rendido", pero ha confiado que en que sacarán adelante la gestión y serán los ciudadanos quienes les juzguen en 2019.

Ha ofrecido "trabajo y gestión responsable" y ha pedido "un período de gracia" antes de opinar sobre su gestión: "Estamos aquí para trabajar" y "no vamos a defraudar a los alicantinos", ha dicho.

Ha reconocido al PP que hayan logrado judicializar la vida política y romper el tripartito, pero ha enfatizado que la gestión económica ha permitido reducir la deuda que dejaron los 'populares' en 83 millones de euros.

Se ha mostrado satisfecha de haber perdido "el lastre de la radicalidad", en referencia a Guanyar, por "la desbandada" de quienes "ya están en campaña".

Consulta aquí más noticias de Alicante.