La Ertzaintza y las policías municipales inician hoy una campaña de vigilancia y control de alcoholemia y drogas en las calles y carreteras vascas que se prolongará hasta el próximo 6 de enero, día de Reyes.

Con esta medida se pretende aumentar la concienciación de los conductores y prevenir los accidentes de tráfico durante las fiestas navideñas.

Desde 2001, el porcentaje de alcoholemias positivas por número de pruebas ha disminuido del 9,02% al 6,03%.

Los agentes realizarán los dispositivos de vigilancia y control todos los días de la semana y en cualquier franja horaria, aunque serán reforzados durante el fin de semana y jornadas festivas, especialmente, en horario nocturno. También se llevará a cabo una campaña publicitaria.