Así, el representante de la Unión General de Trabajadores en la zona, Carlos Mesa, en declaraciones a Europa Press, ha apuntado que el cierre afecta alrededor de 150 personas, entre puestos directos y subcontratas, y que es la "gota que colma el vaso" para la comarca de Guardo, que ha perdido durante los últimos años más de 1.400 habitantes.

Mesa ha explicado que el pasado mes de junio se solicitó una reunión con la Dirección de Iberdrola y que tras mantenerse ese encuentro el pasado mes de octubre salió de la misma con la certeza de que "iba a cerrar", como así se lo trasladó al alcalde de la localidad, Juan Jesús Blanco.

"Querían esconder el tema y que todo el mundo se callara la boca" ha asegurado, al tiempo que ha acusado a los políticos de "dejadez de funciones" y culpaba del cierre a la mala relación entre el ministerio de industria y la empresa eléctrica.

Por otra parte, Mesa no entiende que precisamente ahora que se quema mucho menos carbón se les culpe de las emisiones porque en la actualidad son "insignificantes" y ha pedido "sentido común" así como alternativas reales a la minería y a la térmica, al tiempo que ha recordado que la zona no ha contado con recursos y que los Fondos Miner llegaron a todos los sitios de la comarca "menos a Guardo".

Así, ha propuesto liderar una Mesa de Negociación y ha advertido a Iberdrola de que si no van a quemar carbón autóctono que cierre, y que "no se rían más de la zona".

Por su parte, el representante de CC.OO. en Guardo, José Ramón Pelaz, ha coincidido con Mesa en que es "la puntilla" para la zona, ya que al cierre de a térmica se suma la problemática de la minería y la falta de industria.

"Alguien en la Junta o en el Gobierno tendrá que paliar la situación en la comarca" ha aseverado, mientras no ha descartado futuras actuaciones para reivindicar su posición.

En otro orden de cosas, Pelaz ha señalado como culpable a los "altibajos de la política energética del Gobierno" que hoy apuesta por el carbón y mañana por las renovables.

Consulta aquí más noticias de Palencia.