El Ayuntamiento intenta hallar una salida. Bienestar Social está trabajando en posibles soluciones para la familia que dejó su VPO, ubicada en las 99 viviendas de Bermejales, por el supuesto acoso de una vecina.

Responsables de Bienestar Social han pedido tranquilidad a la familia, ya que actualmente están investigando el caso para dar una solución al problema.

Por su parte, la familia afirma que desde el primer día en que la nueva vecina se instaló en la vivienda de al lado comenzaron los problemas. La madre, María Luisa Reina, cuenta que por su culpa ha sufrido un aborto, ha perdido el trabajo y que actualmente está en tratamiento psicológico.

Y es que, según Reina, la vecina iba a su trabajo a insultarla y a ponerle hojas de reclamaciones; además, también han sufrido graves insultos y denuncias falsas. Una situación que terminó el pasado 16 de mayo, cuando se vieron obligados a alojarse en casa de una amiga.

De momento, la familia está a la espera de que se haga justicia. En su opinión, si alguien ha de abandonar la vivienda es la vecina a la que acusan de acoso.