Asiento vacío en la comisión de presupuestos
Asiento vacío en la comisión de presupuestos EUROPA PRESS

La ausencia del presidente de la Diputación de Lugo, el socialista Darío Campos, en la comisión parlamentaria en la que se debaten los presupuestos gallegos para el año que viene es, para el PPdeG, una "falta de respeto" a la institución autonómica, como así hizo constar el diputado Daniel Vega este viernes. Por su parte, PSdeG y BNG admiten que preferían que hubiese acudido, pero los socialistas matizan que hay argumentos "razonablemente coherentes" para no haberlo hecho.

Así, el diputado del PPdeG ha cargado con dureza contra el presidente de la Diputación de Lugo por su decisión de no acudir al Pazo do Hórreo a detallar sus presupuestos, algo que sucedía anualmente desde hace una década por parte de los cuatro presidentes provinciales. "Es una falta de respeto", ha sentenciado.

En el turno establecido para que se produjese la comparecencia del también alcalde de A Pontenova, quien ya había anunciado que no se presentaría, los grupos han intervenido para expresar su malestar por esa decisión, si bien han sido los populares los que la han criticado con mayor ahínco.

"Es una falta de democracia y una falta de respeto y de consideración hacia la Cámara y hacia todos los grupos parlamentarios", ha enfatizado Vega, quien, al igual que el jueves hizo su jefe de filas y presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha señalado que también cometieron "un error" los presidentes de diputación populares que rehusaron acudir como en la etapa del bipartito.

Dicho esto, tras recalcar que los cargos públicos deben "un respeto y una consideración" hacia los gallegos y sus instituciones, ha interpretado la ausencia de Campos como la demostración de que "no tiene un objetivo" para la provincia a la que representa. "Esa silla está vacía, y también la del presidente de la Diputación de Lugo", ha finalizado en alusión al asiento del compareciente.

COMPARECENCIAS "NORMALES"

Por su parte, el nacionalista Xosé Luís Rivas Cruz, 'Mini', como el socialista Luis Álvarez, han coincidido a la hora de lamentar que Darío Campos -al igual que ha anunciado la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, para la tarde de este viernes- no acudiese a esta cita.

"Luchamos duramente, no como el PP, para que estas comparecencias fuesen algo normal", ha reseñado el parlamentario del BNG, desde el convencimiento de que el Pazo do Hórreo debería ser "la casa de la democracia".

En paralelo, el diputado del PSdeG ha admitido que su grupo preferiría que el presidente lucense hubiese acudido, en aras de la "transparencia" y el "debate político", si bien ha opinado que sus argumentos para no hacerlo son "razonablemente coherentes".

En concreto, Campos esgrimió "la nula colaboración económica" de la Xunta con Lugo y su "falta de transparencia y objetividad" a la hora de repartir los fondos entre los ayuntamientos de la provincia para justificar su decisión.

Después de que avanzase que el presidente provincial enviará sus cuentas a la Cámara una vez estén aprobadas, la representante de En Marea en el debate, Paula Vázquez Verao, ha dado cuenta de que buscará la vía para hacerle llegar las recomendaciones de su grupo.

"SOLIDARIDAD"

Pero más allá de este asunto, la diputada de la formación rupturista ha dedicado la mayor parte de su intervención a expresar su "solidaridad" con los exconsellers catalanes que han sido encarcelados y a censurar la "represión de ideas" que se está produciendo y que "no tiene cabida en democracia".

Precisamente este modo de actuar del Estado, que "no respeta" la separación de poderes y "reprime" a quienes piensan diferente, a su juicio, es la prueba de que "el régimen del 78 está acabado". Porque con ese tipo de medidas, ha concluido, "tendrá enfrente a todos los demócratas".

FORMOSO Y BALTAR SÍ ACUDEN

A la comisión de este viernes, prevista para las comparecencias de los cuatro presidentes de diputación, ya ha acudido el responsable de la coruñesa, el también socialista Valentín González Formoso, y por la tarde es el turno del ourensano Manuel Baltar.

Formoso, por su parte, explicó ante los periodistas a su llegada que respeta la decisión de sus compañeros de partido, pero que él está a favor de "coordinar" su trabajo con el del resto de administraciones públicas.

Por ese motivo, en el interior de la comisión recibió el agradecimiento de las cuatro fuerzas con representación parlamentaria. Máxime, en palabras del popular Gonzalo Trenor, ante la "espantada" de los otros dos presidentes socialistas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.