Recurso de piano
Recurso de piano EUROPA PRESS

Así lo han reclamado los artistas Ramon Cardo, Perico Sambeat, Albert Sanz y Francisco Blanco 'Latino' en una rueda de prensa que han ofrecido este viernes en la sede de Sedajazz.

Ramon Cardo ha explicado que el objetivo de la comparecencia es "denunciar públicamente que en las pruebas de selección de profesorado del Conservatorio de València no se ha obtenido un resultado óptimo debido a que el tribunal evaluador no estaba cualificado". Este hecho, según ha aseverado, "va unido a una serie de fenómenos que hacen que podamos calificar el trato al jazz por parte del Conservatorio de peyorativo, ya que no tiene en cuenta la experiencia de la gente que lleva más de cuarenta años luchando por esta música".

En este sentido, ha criticado que el trato que reciben los profesores es "más de funcionarios que de músicos y cuando tienes una actividad musical paralela a la docencia casi se penaliza". En este punto, Cardo ha criticado que, en la actualidad, la administración educativa "está poniendo un marco legal para acceder a unos oposiciones que pasan por tener el C1 de valenciano, la capacitació en valencià y un máster en investigación musical, algo totalmente absurdo porque en este momento en el mercado no hay una oferta que tenga que ver con la investigación de jazz".

Estos requisitos, ha insistido, "excluyen a un montón de candidatos con peso específico en el mundo del jazz y avalados por su trayectoria". "Lo que necesitan los alumnos son referentes, gente que esté al pie del cañón, creando big bands, grabando discos, participando en jam sessions..." y no solo con titulaciones. "Bienvenidos sean los títulos y los másteres, pero que no sea una condición", ha insistido.

"Este es un mal endémico que viene sufriendo el Conservatorio de València, hay gente buena pero la mayoría es gente que no está en activo, y lo mismo pasa en clásico. Todo el mundo sabe quiénes son los referentes y no están dando clases aquí", ha lamentado Cardo, que ha localizado el origen del problema es "un estatus mafioso que se generó en los años 60 cuando en el país de los ciegos el tuerto es el rey".

"CONDENA" A LAS FUTURAS GENERACIONES

"No estamos dispuestos -ha continuado- a que sea esta gente la que nos juzgue a nosotros e invito a los políticos a que tengan en cuenta lo que estamos diciendo porque, si no es así, condenarán durante 30 o 40 años más a las futuras generaciones de músicos".

Frente a esta situación, estos profesionales proponen que se saque al jazz del Conservatorio, creando un centro artístico superior de carácter fundacional o con alguna fórmula a estudiar a la manera que se hace en Cataluña y el País Vasco. Asimismo, abogan por configurar una junta calificadora que sirviera de "guion para que los políticos se dirigieran a ella para ver qué es lo que realmente conviene, porque estaría integrada por los auténticos especialistas en la materia".

Por su parte, 'Latino' ha subrayado que "hay mucha gente con ganas de estudiar jazz y lo que tenemos delante es una posibilidad de mejorar las condiciones para que todo el mundo tenga acceso". Aquí, ha apostado por que "se abran puertas al estudio de este género, que las pruebas de acceso sean lo más transparentes y legales posible, que los alumnos tengan los mejores profesores y que no entren docentes con mano negra detrás, porque eso ha sido así".

Perico Sambeat -que ha resaltado que el "detonante" de estas reivindicaciones ha sido las quejas de los alumnos, que han mantenido algunas reuniones con el Institut Superior d'Ensenyances Artístiques de la Comunitat Valenciana (IseaCV) sin "tener respuesta" satisfactoria- ha hecho notar que la situación no afecta solo al jazz, sino también a otros géneros.

"SUMIDOS EN LA MEDIOCRIDAD"

A su parecer, es "escandaloso que en una ciudad como València, con tanto nivel y potencial, exista este tipo de funcionamiento que nos tiene sumidos en la mediocridad". El músico ha puesto como ejemplo que mientras sen el resto de Europa hay big bands o orquestas de jazz subvencionadas, en España no y ha comentado que él intentó llevar a cabo un proyecto de estas características con el Palau de les Arts, en la etapa de Helga Schmidt, pero "no hubo forma".

En la misma línea, Albert Sanz ha apuntado que el problema de jazz "es extrapolable" a otros estilos y ha animado a "unirnos para reclamar que la enseñanza musical requiere un marco muy diferente al de otras especialidades universitarias".

Consulta aquí más noticias de Valencia.