Trapero, de los altares independentistas a ser imputado por sedición y cesado

  • Se puso el foco sobre él por presunta "pasividad" durante el referéndum del 1-O, sobre el que le habían ordenado que no se podía celebrar.
  • Fue nombrado mayor en abril y los sectores secesionistas le encumbraron por un encontronazo con un periodista.
  • Ahora ha sido cesado, según Zoido, por su situación judicial.
Trapero, a su llegada por la tarde a la Audiencia Nacional.
Trapero, a su llegada por la tarde a la Audiencia Nacional.
EFE

Josep Lluis Trapero ya ha sido cesado como mayor de los Mossos d'Esquadra. Solo dos meses. Ese es el tiempo en el que ha pasado de ser prácticamente un héroe para los sectores independentistas de Cataluña a ser, primero imputado por sedición y posteriormente cesado de su cargo después de tres semanas en el punto de mira por el despliegue durante el referéndum del 1-O.

Trapero, nombrado mayor -el cargo de más rango en los Mossos- en abril pasado, es un comisario arisco con los medios que cobró gran notoriedad pública tras los atentados del pasado 17 de agosto en Barcelona y Cambrils (Tarragona) y que, desde el primer día, ha demostrado una gran sintonía con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Durante todo este tiempo, no ha ocultado su incomodidad por haber sido encumbrado desde los sectores secesionistas. ¿Por qué lo hicieron? Por su encontronazo con un periodista que le afeó que hablase en catalán en un rueda de prensa sobre los ataques yihadistas.

Siempre ha querido desmarcar su labor profesional del desafío independentista, pero no lo consiguió. El foco se puso sobre su figura por la tensión vivida con las fuerzas de seguridad durante el 1 de octubre: le acusaron de pasividad al permitir una votación que había sido prohibida por la Fiscalía y por el TSJC.

De hecho, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha imputado por sedición a Trapero y, ante la petición fiscal de que ingresara en prisión, le ha retirado el pasaporte, por la supuesta tibieza en su papel durante el asedio a la comitiva judicial que el pasado 20 de septiembre registraba la consellería de Economía, en una operación contra el referéndum del 1-O.

A partir de nuevos informes de la Guardia Civil, la Fiscalía quiere ampliar la acusación en la Audiencia Nacional contra Trapero por la supuesta inacción de los Mossos a la hora de impedir la votación del 1-O, por lo que no se descarta que pueda volver a ser citado por la juez a una nueva declaración.

Plena confianza de Puigdemont

Trapero, el primer jefe de los Mossos d'Esquadra que ha desarrollado toda su trayectoria en este cuerpo, ha sido destituido como mayor justo en el momento de máxima tensión en las relaciones de la policía catalana con la Guardia Civil y la Policía Nacional, con varios encontronazos y cruce de acusaciones entre cuerpos a raíz del proceso independentista.

Policía ambicioso, Trapero escaló puestos de mando en la estructura interna impulsado por los éxitos de deslumbrantes investigaciones policiales, algunas de las cuales generaron suspicacias y le crearon no pocos enemigos en la Guardia Civil y la Policía Nacional, que han aflorado sin disimulo en el tramo final de su etapa como mayor.

Con la decisión de destituir a Trapero de la cúspide de la policía catalana, el Gobierno quita galones a una de las personas de la máxima confianza del también destituido presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que fue quien le encumbró a la plaza de mayor, vacante desde 2007.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento