El próximo 16 de diciembre una parte de Lavapiés se vestirá de fiesta. Los más de 2.000 bengalís (el 70% de ellos residen en el barrio) que forman parte de la Asociación de Bangladesh en España celebrarán el día de su independencia de Pakistán.

Aunque entre los dos países, Bangladesh y Pakistán, históricamente ha habido serias pugnas, en Lavapiés se han convertido en una sana vecindad. «Aquí nos vemos todos los días y nunca ha habido ningún problema», cuenta Rezaul Karim, vicepresidente de la Asociación de Bangladesh, ubicada en el centro del barrio. «Lo que pasa es que luego cada uno tiene su asociación. Los bengalís estamos muy unidos».

En la Asociación de Bangladesh ofrecen a sus compatriotas actividades como clases de español y apoyo a la búsqueda de empleo y la integración. También hacen colectas para ayudar a su país. Por ejemplo, después de las últimas inundaciones, la asociación logró juntar 100.000 euros para los damnificados».

Cada vez que los bengalís (aunque ellos prefieren el término bangladeshíes) eligen a sus representantes en la asociación, las calles de Lavapiés se visten de propaganda «electoral». Y es que en Lavapiés hay muchos más inmigrantes de Bangladesh de lo que parece. «Casi todos los restaurantes indios del barrio en realidad no están regidos por indios sino por bangladeshíes», explica Rezaul. «Lo que pasa es que la gente conoce la comida india y es mucho más fácil de vender. Nuestra comida es bastante distinta y sólo tiene un restaurante en todo el barrio».