Mahmoud Ahmadinejad
Mahmoud Ahmadinejad (AGENCIAS). AGENCIAS

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos creen firmemente que Irán paralizó en el año 2003 su programa para desarrollar armas nucleares, lo que supone una contradicción a lo que lleva afirmando el Gobierno de George Bush desde hace dos años, momento en que defendió que el régimen de Ahmadinejad estaba construyendo una bomba nuclear.

De hecho, hace solo unas semanas el presidente de EE UU alertó a la comunidad internacional de la posibilidad de una tercera guerra mundial si Irán conseguía fabricar un arma nuclear.

No hay riesgo nuclear, al menos, hasta 2013

Es más, según el informe, si Teherán decidiera seguir adelante con sus programas nucleares, tardaría todavía dos años en contar con el suficiente uranio enriquecido para producir una bomba nuclear. Es más: aún así, sería "muy poco probable" que lo lograra en este tiempo, no antes de 2013.

El Consejo de Seguridad Nacional niega la mayor

El Consejero de Seguridad Nacional, Stephen Hadley, ha salido al paso del informe, y lejos de reconocer las contradicciones, dijo que este texto "confirma que estábamos en lo cierto cuando nos preocupábamos por las intenciones de Irán de desarrollar armas nucleares".

El informe "nos dice que hemos logrado progresos en nuestro intento de evitar que eso ocurra. Pero el informe también nos dice que el riesgo de que Irán adquiera un arma nuclear sigue siendo un problema serio", ha manifestado. Irán siempre ha negado estas acusaciones.

La OIEA no concretó si las infraestructuras eran para suministrar electricidad

En cualquier caso, Hadley considera que el texto aporta una "esperanza de que el problema (iraní) pueda resolverse diplomáticamente, sin recurrir a la fuerza". Además revela que Bush "ha seguido la estrategia correcta, al intensificar la presión internacional y al incentivar la voluntad de negociar hacia una solución que sirva tanto a los intereses iraníes como a la comunidad internacional".

No hace mucho el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei, informó de que Irán estaba trabajando en la construcción de 3.000 centrifugadoras de enriquecimiento de uranio, capaces de producir material fisible que podría ser utilizado para crear armas nucleares, aunque no pudieron determinar las pretensiones de Irán: generar electricidad, o crear armas.