El carné por puntos, los radares que acechan en cada carretera, los controles y todas las medidas que tráfico ha tomado para reducir las muertes al volante parecen dar algunos frutos en la provincia de Alicante: las muertes en accidente se han reducido un 16,2% en tan sólo un año, según cifras de la Subdelegación de Gobierno.

Así, en noviembre de 2006, los accidentes se habían cobrado ese año 105 vidas, mientras que en 2007, las víctimas son 88.

El descenso en las cifras de heridos es similar. A estas alturas de 2006 había 653 heridos graves, y este año hay 560, un 12,8% menos.

Y la evolución en heridos leves ha pasado de 2.317 a los 2.166 en ese periodo, un 6,5% menos. El objetivo de Tráfico es reducir las muertes un 40% en cinco años.

Conductores ebrios, a la cárcel

El nuevo Código Penal, que entró el domingo en vigor, prevé duras condenas para los conductores que provoquen muertes en carretera o que sean reincidentes en sus infracciones. Así, habrá penas de 2 a 5 años y prisión preventiva desde el primer momento. Los infractores no peligrosos cumplirán condenas educativas.