Agentes forestales de las consellerías de Medio Ambiente y Medio Rural, así como numerosos vecinos, rastrearon durante el fin de semana seis hectáreas de montes y fincas en busca de una serpiente pitón que se cree que merodea por la parroquia de Santo Tomé, en Marín. La piel mudada del animal apareció el viernes junto al lavadero de Allariz, en la misma parroquia, y por este resto se estima que el reptil mide más de 5 metros y pesa unos 150 kilos. De momento, el animal no ha sido localizado y aunque existe bastante preocupación entre los vecinos, también hay quien piensa que pudiera ser una broma pesada de alguien que trasladó la piel desde otro lugar.

Los vecinos dieron la voz de alerta a la Xunta después de que el pasado viernes apareciese la camisa o muda de piel del animal junto al lavadero del lugar de Allariz, en la misma parroquia. Fuentes de la consellería apuntaron que ahora mismo la prioridad es la localización de esta pitón para garantizar la seguridad de los vecinos y de sus animales domésticos.

Este ofidio exótico tiene un comportamiento totalmente imprevisible y los expertos consultados recomiendan que en caso de que algún vecino se tope con ella no intente acercarse y dé aviso para que personal especializado pueda retirarlo.

Por otra parte, las características de la serpiente hacen pensar que estuvo en cautividad, ya que el análisis de su piel indica que tiene varios años de edad, por lo que se especula con dos posibilidades: que su dueño la haya dejado libre en el monte al no poder controlarla por su tamaño y peligro o que el animal se haya escapado.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO