Farruquito continúa en la prisión de Sevilla II a la espera de poder beneficiarse de permisos carcelarios. Mientras espera, su familia no falta a la cita todos los sábados para encontrarse con el bailarín. Y, como ya empieza a ser tradición, ni una palabra ha salido de la boca de su madre, Rosario Montoya "La Farruca" ni de la de su esposa, Rosario Alcántara.

No quisieron hablar sobre si Farruquito disfrutará de permisos en Navidad ni tampoco sobre la emisión del vídeo de la boda la prima del bailaor.

José Manuel Montoya, Farruquito, fue condenado en el año 2005 por el juzgado de lo penal número 8 de Sevilla por el atropello mortal de Benjamín Olaya acaecido en dicha ciudad el 30 de septiembre de 2003. Según la Guardia Civil, Farruquito se había saltado un semáforo en rojo circulando a 90 kilómetros por hora cuando se produjeron los hechos, adelantando por el carril contrario a los vehículos que se hallaban parados en el semáforo, y dándose a la fuga a continuación, pese al atropello.

Un complicado proceso judicial

Farruquito no sólo no se entregó. Llevó al taller a un taller de Málaga a reparar el BMW que conducía-Posteriormente, cuando el coche homicida fue relacionado con el accidente, argumentó que había sido su hermano pequeño quien conducía en el momento de los hechos. Se intentaba obtener ventajas de la Ley del Menor, al considerar que, de ser condenado, su hermano saldría menos perjudicado que él. También consideró que al ser el el sostén familiar, los suyos resultarían menos perjudicados si su hermano asumía las penas. El bailaor terminó confesando que él había sido el conductor la noche del atropello.

El 16 de enero de 2007, "Farruquito" ingresaba a las 17.17 horas en el centro penitenciario de Sevilla II, tres años después del atropello mortal. Farruquito fue condenado el 5 de septiembre de 2006 por la Audiencia Provincial de Sevilla a dos años de cárcel por homicidio imprudente en concurso con un delito contra la seguridad en el tráfico, y a un año más por omisión del deber de socorro.