La Policía y la Guardia Civil han detenido a 41 de los 52 procesados por el caso Ekin, el frente económico y político de ETA, que ya están en prisión. Aún falta por localizar y arrestar a otros cinco procesados. El juez ha ordenado el ingreso en prisión de 46 de los 52 imputados ante el riesgo de que puedan huir. Su sentencia se hará pública, posiblemente, el 10 de diciembre, y condenará a penas de cárcel a la mayoría de los imputados. A 12 de ellos les pueden caer 13 ó 14 años de cárcel al ser calificados como «jefes de ETA».