La asignatura de Religión en los colegios vascos ha recibido un balón de oxígeno este año. Tras cinco años de pérdida de estudiantes, este curso el 56,6% del alumnado de Primaria, Secundaria y 1.º de Bachiller ha elegido esta materia optativa, según los datos del Obispado de Bilbao. Así, recibirán formación religiosa un total de 108.134 chavales. Tres de cada cuatro están en la red privada.

Estos datos reflejan que la asignatura recupera algo de terreno. En el anterior ejercicio, la tasa de matriculación se quedó en el 54,1%.

La Religión sube en su propio terreno: la enseñanza privada. Este curso, el 78,2% de los escolares de los centros de pago están dando Religión. En 2005/2006 eran sólo el 74%.

Al contrario, en la escuela pública la educación religiosa sigue bajando. Este año la han escogido el 32,7% de sus alumnos, frente al 34% de hace dos cursos.

Este desequilibrio se explica porque en los centros religiosos casi la totalidad de sus alumnos con edades tempranas reciben religión.

Por territorios, Vizcaya sigue siendo la provincia con más alumnos que estudian Religión, debido al gran peso que tienen en Bilbao colegios como jesuitas, escolapios, La Salle... El 62,9% de los escolares vizcaínos reciben actualmente la asignatura.

Curiosamente, si la Religión ha ganado peso este curso, ha sido gracias a los alumnos que en los últimos años más pasaban de la asignatura: los de 1.º de Bachiller. Este año, el 75,8% de los estudiantes de este curso han escogido Religión. En 2006, eran sólo el 50%.

¿Qué hace usted con sus hijos?

Imanol Zubizarreta. Sus hijos no dan religión.

«La región se aprende en casa»

«Quien quiera que sus hijos sean cristianos, que les dé formación religiosa en casa. Es un asunto privado, no de la enseñanza pública», reivindica Imanol Zubizarreta, miembro de la Asociación de Padres de la Escuela Pública Vasca. Tiene dos hijos «y en casa ni nos planteamos que estudiaran religión. Apostamos por una formación laica». Critica la materia porque cree que divide al alumnado y requiere fondos públicos.

Juan Luis Gil. Lleva a sus hijos a religión.

«Así aprenden valores»

«Matriculé a mis hijos en Religión para que aprendieran valores que de otra forma jamás habrían aprendido», relata Juan Luis Gil, presidente de Ufepa, la Asociación de Colegios Religiosos del País Vasco. «Es sólo una asignatura, pero da un baño al alumno en valores como la solidaridad, convivencia, tolerancia... Y ya no es como antes, el Arca de Noé y demás. Tratan temas sociales. Aprenden que no todo es blanco o negro».