La falta de lluvias retrasa la poda de 4.000 árboles
La ausencia de viento durante estos meses también ha influido en el retraso de la poda.(M. Fuentes)

El buen tiempo atípico de este otoño, el más seco de los últimos 50 años y con apenas una semana de lluvia desde septiembre, se está notando en el ciclo natural de los árboles que jalonan calles y plazas de A Coruña.
Las hojas no se secan y eso, aseguran los técnicos del Departamento de Jardines, tiene sus consecuencias, entre otras, que ha retrasado la poda un mes. «Normalmente empezamos a trabajar a principios de noviembre, pero este año arrancamos ahora y aún nos queda mucho por cortar», cuentan.

Y sin viento

Desde el Ayuntamiento aseguran que no habían visto nada parecido en los últimos años. «Tampoco ha hecho nada de viento, y las hojas permanecen todavía en las ramas. Y no se puede tocar un árbol para la poda hasta que las hojas estén totalmente secas», explican.
Pese al retraso, el trabajo será intenso. Según los datos municipales, hasta finales de enero se podarán 4.000 árboles de los casi 11.000 que hay plantados en toda la ciudad.

«Aquí no estamos acostumbrados»

Todo tiene un lado bueno, incluso el retraso de la poda. Las calles están llenas de árboles con todo tipo de colores, y en zonas como O Birloque o Elviña hay enormes ejemplares con copas de un amarillo intenso. «No estamos acostumbrados a ver hojas secas en las ramas, en vez de en el suelo, como suele ser habitual, pero la estampa es muy bonita y colorista y también hay que disfrutar de ella», dicen en Jardines.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA.