Montón en una demostración sobre cómo usar un desfibrilador
Montón en una demostración sobre cómo usar un desfibrilador CONSELLERIA DE SANIDAD

Así, figura en el nuevo decreto que regula la instalación y el uso de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos (DESA) fuera del ámbito sanitario, que ha presentado este jueves la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, y que mañana será aprobado por el pleno del Consell.

Al respecto, ha recalcado que la Comunitat Valenciana "será un territorio cardioprotegido" cuando dentro de un año entre vigor este decreto para dejar tiempo a todas las instituciones, que deberán asumir su coste, a adaptarse a esta medida.

Así, el decreto fija la obligatoriedad de que los DESA estén disponibles en aeropuertos y puertos comerciales, estaciones o apeaderos de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes y establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 1.000 personas.

Además, deberán estar instalados en lugares visibles y

localizados de "manera clara y sencilla" mediante la señalización universal recomendada por el Comité Internacional de Coordinación sobre Resucitación. Así, deberán identificarse debidamente en los planos o mapas informativos del lugar. Además, junto al desfibrilador se mostrarán con claridad y adecuada visibilidad el teléfono de emergencias 112 y las instrucciones de uso del DESA.

CADENA DE SUPERVIVENCIA

Asimismo, el decreto establecer cómo actuar ante una situación de parada cardiorrespiratoria para seguir la cadena de supervivencia. Así, cualquier persona podrá utilizar un desfibrilador aunque carezca de conocimientos previos si no hay presente ninguna persona con la formación adecuada.

No obstante, antes de su uso se deberá llamar al Servicio de Emergencias Sanitarias (SES), a través del Teléfono de Emergencias 112, para activar de manera rápida toda la cadena de supervivencia y garantizar la continuidad asistencial de la persona afectada. Así, el personal de emergencias les proporcionará una asistencia continuada de cómo actuar.

No obstante, los expertos han destacado que el uso de los desfibriladores es "completamente seguro" aunque no se tenga formación sobre su uso ya que en cuanto se abre la caja se pueden escuchar instrucciones precisas para aplicarlo. Además, la descarga no se produce nunca si una persona no aprieta el botón.

En cualquier caso, lo esencial, si hay una persona sola para atender la urgencia, es no parar de realizar un masaje de reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios médicos antes que aplicar el desfibrilador.

Por ello, el próximo curso escolar los estudiantes de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) recibirán formación en materia de Primeros Auxilios y Soporte Vital Básico "que incluya, al menos, la petición de ayuda al teléfono de emergencias 112, la Reanimación Cardiopulmonar (RCP) básica y el uso de un DESA".

Consulta aquí más noticias de Valencia.