Martinón, en rueda de prensa
Martinón, en rueda de prensa EMETERIO SUÁREZ GUERRA

En declaraciones a los periodistas, ha achacado su dimisión a que "interpretó mal" algunos de los pasajes del discurso inaugural del nuevo curso académico, donde Martinón rechazó que los fondos destinados a investigación se repartan entre "quienes tienen influencia en los círculos de poder".

El rector ha dicho que tras la presentación de la dimisión hace unas tres semanas mantuvo una "larga conversación" con Valladares donde "las cosas han quedado claras" y se ha pactado que siga al frente del Instituto hasta que se encuentre una nueva dirección con el horizonte final del 31 de agosto, día en se jubila.

"No es fácil sustituir a Basilio Valladares, que debe organizar bien este curso para que se mantenga el nivel y el servicio de salud pública. Este instituto es obra de Basilio, y él quiere ver que su obra se mantenga en el tiempo, es natural", ha destacado.

Martinón ha afirmado que tampoco criticó al Instituto cuando en su discurso dijo que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) recibía 1,5 millones del Estado y la ULL, solo un millón y destinado para el organismo.

LAS AYUDAS SE DEBEN REPARTIR POR PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

"¿Cómo me voy a quejar del millón?, me quejé de que haya 1,5 millones para la Ulpgc y no para la ULL", ha señalado, apuntando que esos fondos del Instituto están destinados a aspectos concretos como la compra de aparatos para seguir con su labor de salud pública.

Sobre las ayudas, ha comentado que su posición es que el dinero de la investigación "se debe repartir" a través de una agencia científica, tal y como acordaron la conferencia de rectores de España y la organización de sociedad científicas.

"Lo sigo manteniendo, el dinero no se debe repartir por influencias políticas sino por proyectos", ha apuntado.