Neuman
Neuman acaba de lanzar su quinto disco, 'Crashpad'. IVAN PUJOL

En el lenguaje anglosajón, un crashpad es aquel lugar en el que se suele alojar la tripulación de un avión temporalmente mientras viaja de un lugar a otro del mundo. Paco Román, líder de Neuman, puntualiza que también es "una colchoneta, de esas que puedes tirar en cualquier lado para dormir".

Ese término ha definido la vida nómada de Neuman durante los últimos 3 años: promociones, conciertos, viajes... la vida disoluta y bohemia del artista llevada a su máxima expresión: "Cuando uno pasa tanto tiempo fuera de su centro de operaciones, la cabeza nunca se acaba de amueblar. Necesitaba volver a organizarlo todo", cuenta el compositor a este periódico.

Así que Román se lió la manta a la cabeza, montó su propio estudio de grabación en su casa de Granada -donde reside desde hace varios años- y compuso Crashpad (Subterfuge), su nuevo álbum, que presenta este jueves en la sala Joy Eslava de Madrid y continuará el viernes en Córdoba y el 13 de octubre en Almería.

Para el cantante, grabar en su propia "guarida" ha sido "como volver a mis raíces, a los inicios. Este disco lo pensé mucho, pero el proceso ha sido canción por canción, como se hacía antes".

Gracias a esa mecánica, el grupo dejó volar su imaginación y su talento para crear canciones en las que ha contado mucho la improvisación. "Algunas canciones creíamos que iban a durar menos, pero con la grabación surgieron más cosas. Parece que el disco está muy pensado, pero es totalmente al contrario".

La historia de Paco Román, que pasó por una multinacional con una experiencia "desagradable", está ahora en uno de sus mejores momentos gracias, según él, a la "libertad creativa total" que tiene actualmente.

"Cuando fichas por el sello en el que quieres estar sin buscarlo y cuando haces los discos que quieres hacer, de repente te encuentras con que estás en uno de los mejores momentos de tu carrera", destaca el músico con felicidad.