Los hechos ocurrieron cuando el acusado le sustrajo a una vendedora de cupones que se encontraba trabajando en una calle perteneciente del casco de Icod su bolso personal que portaba encima de sus rodillas, y que contenía numerosos cupones valorados en 650 euros, un terminal móvil, un neceser y un bastón metálico.

La mujer se dio cuenta automáticamente de la sustracción y solicitó ayuda a los viandantes de la zona, quienes alertaron a los agentes de la Guardia Civil para que iniciaran una investigación.

Testigos de lo ocurrido aportaron a los agentes una minuciosa descripción física del presunto autor de los hechos, así como de su vestimenta, gracias a la cual, tras diversas inspecciones por la zona, localizaron al acusado.

Al entrevistarse con él, mostró una actitud excesivamente nerviosa, reconociendo a los agentes ser el autor de los hechos relatados e indicándoles el lugar exacto donde se encontraba el bolso sustraído con todas sus pertenencias.

Finalmente, los agentes encontraron el bolso y todo lo que la perjudicada portaba en su interior, que ya ha sido entregado a su legítima propietaria.

El detenido, junto con las diligencias instruidas, ha sido presentado en el Juzgado de Guardia de Icod de los Vinos.