El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunió en la mañana de este miércoles, por separado, con los líderes del PSOE, Pedro Sanchez, y Ciudadanos, Albert Rivera. Ambos encuentros se celebraron en la Moncloa.

Tras esta ronda de encuentros, fuentes del Ejecutivo se mostraron satisfechas por el apoyo que ambos le reiteraron a las decisiones que está tomando el Gobierno para hacer frente a la escalada independentista. Esas fuentes reiteraron que Rajoy mantendrá todos los encuentros que sean necesarios con PSOE y Ciudadanos para informarles de sus pasos.

En una rueda de prensa ya por la tarde, el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, afirmó que Sánchez expresó su apoyo al Ejecutivo para "preservar el Estado de derecho con todo lo que comporta".

Además, comentó Ábalos, Sánchez le expresó a Rajoy una "inquietud": "Que todas las medidas que se adopten sean mesuradas, equilibradas, proporcionales y no provoquen un daño mayor del que se pretende evitar".

En ese mismo sentido, prosiguió, el secretario general del PSOE le planteó que el conflicto con Cataluña es "político" y que el Gobierno, más allá de aplicar la ley, tiene que ofertar una "solución política".

Apoyo de Rivera

Fuentes de Ciudadanos, por su parte, transmitieron que la reunión bilateral se acordó tras una llamada telefónica de Rajoy a Rivera el martes, y que el número uno del partido naranja trasladó al presidente del Gobierno todo el apoyo de su formación para "parar el golpe a la democracia".

Según esas mismas fuentes, Rivera le dijo a Rajoy que es momento de "serenidad" pero también de "firmeza" para defender "los valores democráticos, el Estado de Derecho y hacer cumplir la ley". También le planteó al presidente que "la mayoría de catalanes" no apoya este "golpe".

Finalmente, explicaron desde Ciudadanos, Albert Rivera pidió al Gobierno que defienda "los derechos y libertades" de todos los catalanes y mostró su apoyo a los funcionarios para que no sucumban a las coacciones y presiones, y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que "cumplen y hacen cumplir la ley".

No llama a Iglesias

Mariano Rajoy, en cambio, no contactó con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, según confirmaron a preguntas de 20minutos fuentes del partido morado.

Podemos considera "un escándalo" que el presidente no llame "a la fuerza que está pidiendo diálogo" en el contexto de la crisis catalana y que "representa a cinco millones de votantes".