El primer ministro de Dominica: "Mi tejado ha desaparecido. Estoy a merced del huracán"

Imagen del satélite GOES de los huracanes José (arriba), en el Océano Atlántico, y María, en el mar Caribe.
Imagen del satélite GOES de los huracanes José (arriba), en el Océano Atlántico, y María, en el mar Caribe.
Marina de EE UU / EFE

El ojo del huracán María tocó tierra en la isla de Dominica, en las Antillas Menores, en la madrugada de este martes, con vientos máximos de hasta 260 kilómetros por hora. Hasta la residencia oficial del primer ministro, Roosevelt Skerrit, ha sufrido sus devastadores efectos. "Mi tejado ha desaparecido. Estoy a completa merced del huracán. La casa está inundada", escribía Skerrit en su cuenta de Facebook.

Pocos minutos después, el mandatario confirmaba que había sido rescatado.

"Los informes iniciales son de una devastación generalizada. Hasta ahora hemos perdido todo lo que el dinero puede comprar y reemplazar. Mi mayor temor por la mañana es que nos den noticias de graves lesiones físicas y posibles muertes como resultado de los probables deslizamientos de tierra provocados por las lluvias persistentes", ha manifestado a continuación el primer ministro.

Skerrit asegura que los vientos han barrido los techos de casi todas las personas con las que ha podido hablar.

"Mi objetivo ahora es rescatar a los atrapados y asegurar la asistencia médica para los heridos", ha agregado y ha pedido ayuda a "naciones y organizaciones amigas".

María ha alcanzado la categoría 5, la máxima en la escala de intensidad Saffir-Simpson, y los pronósticos de los meteorólogos apuntan a que podría intensificarse en los próximos días, como ya hizo Irma la semana pasada. Tras pasar tres horas en Dominica, con unos 75.000 habitantes, se ha dirigido hacia la isla de Guadalupe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento