Comunidad Valenciana

El Consell renueva su colaboración con Acnur con 200.000 euros para ayudar a la población refugiada siria en Jordania

  • VALENCIA, 11 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación ha renovado el convenio de colaboración con la delegación valenciana del Comité Español de Acnur para llevar a cabo el proyecto 'Asistencia básica para la población refugiada siria en Jordania'. Este convenio cuenta una dotación económica de 200.000 euros, lo que supone un incremento de 50.000 euros respecto a 2016.

Este proyecto contempla diversas acciones de ayuda humanitaria. Por una parte, se dedica la distribución de la asistencia en forma de dinero en efectivo y vales para atender las necesidades básicas de familias vulnerables sirias residentes en el entorno de la capital, Amman, con el objetivo de que "puedan salir de los campos de refugiados, alquilar una vivienda y tener un tarjeta para manejar los recursos que puedan recibir semanalmente con un poquito de libertad de decisión para su familia".

En segundo lugar, la colaboración de Transparencia abarca también la distribución artículos no alimentarios (como mantas o toallas) entre la población refugiada ubicada en los campos de Zaatari y Azraq. Uno de ellos tiene casi 80.000 personas y el otro, que pretendía que no superara los 30.000 habitantes, está ya muy cercano a los 50.000.

Así lo han señalado la presidenta del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Matilde Fernández, junto al conseller de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, Manuel Alcaraz, tras la firma del convenio de colaboración. Al encuentro han asistido también han asistido el director general de Cooperación y Solidaridad, Federico Buyolo, y la directora de Proyectos y Relaciones Institucionales del Comité español de Acnur, Belén Camba.

El documento contempla también actividades de formación y sensibilización en la Comunitat Valenciana, a las que se destinarán 25.000 euros. En concreto, se ha previsto ya la realización de tres jornadas sobre acción humanitaria en tres universidades de la Comunitat Valenciana: la UJI de Castellón, la Universitat València y la de Alicante.

Desde el Comité Español de Acnur, Matilde Fernández ha agradecido al Gobierno valenciano que su "apoyo, año tras año a proyectos para intentar dignificar la calidad de vida de los refugiados".

La responsable de la ONG ha alertado que hay 5 millones de refugiados sirios en los países fronterizos (Líbano, Turquía, Jordania, Irak y Egipto), sobretodo en los tres primeros. En el caso de Jordania, al que se dirige la ayuda valenciana, "es un país muy pequeñito que ya casi tiene un 40% de población refugiada", ha alertado. "Y a la vez, hay 6,3 millones de sirios desplazados en el país que van moviéndose de norte a sur, de una ciudad liberada a otra, y que necesitan todo tipo de atención como si estuvieran en un campo de refugiados", ha agregado.

La vida en los campos de refugiados es "muy dura", ha admitido: es como "una Torre de Babel de familias, personas que muchas veces en su país o durante su desplazamiento se han enfrentado entre ellos, que huyen por diferentes causas, por una persecución, por causas económicas con hambruna o por una guerra, y que se encuentran allí y tienen que aprender a convivir, a organizarse y a sobrevivir para que no se agote la esperanza de retornar a sus países".

UNA MEDIA DE 17 AÑOS DE PERMANENCIA EN UN CAMPO DE REFUGIADOS

Fernández ha explicado que un campamento requiere mucha seguridad, encajar mucha burocracia, ha de haber mucho personal de Naciones Unidas, y se está trabajando mucho la "autogestión" y la creación de comités donde sean los propios refugiados los que trabajen la distribución de todo lo que llega y construyan casas.

Sin embargo, ha lamentado que "el promedio es que el 50% de los niños y niñas que son refugiados y desplazados no tienen escuela" y que una de las cosas que "duele mucho" es que "el promedio de estos grandes campos es que una familia permanece en ellos 17 años, eso es una generación entera", ha alertado. "Al no resolverse los conflictos en sus países cada vez son más años pero también se crea una dinámica que hay que intentar romper entre todos para que haya trabajo y políticas de retorno y vuelta a los países o acercándose a su propia ciudad".

Precisamente para combatir estos datos, la responsable de Acnur ha explicado que se están empezando a preocupar mucho más por montar centros de empleo.

La presidenta de Acnur ha destacado como dato "positivo" que "el comité español de Acnur es el donante número 9 del mundo" y "solo hay ocho países que entregan a Acnur más dinero" que la ONG española. Por ello, ha dado las "gracias a un pueblo español con grandísima solidaridad", en el que "cuando se recortan presupuestos de administraciones automáticamente crecen donaciones y socios". En este sentido, ha manifestado un "agradecimiento al conjunto de la ciudadanía", a la que ha pedido que "siga alerta para contribuir a cambiar un poco el mundo, porque se cambia con la coherencia individual de cada uno de nosotros", ha subrayado.

EUROPA, DE LA SOLIDARIDAD AL MIEDO

Por el contrario, respecto a los gobiernos europeos, ha lamentado que "el continente europeo, el más solidario a lo largo de la historia, -que ha sido capaz de construir un modelo de sociedad con redistribución de la riqueza a través de desarrollo de diferentes modelos de estado de bienestar-, en este momento haya pasado a ser un continente que tiene miedo y al tener miedo no impulsa las políticas de solidaridad, es muy triste".

A su entender, "es muy triste que la mayoría de los países de Europa estén haciendo oídos sordos a un compromiso" de acogida de refugiados y que "el gobierno europeo no emplee más mecanismos para convencer y conseguir que esos acuerdos se hagan realidad" ante el número actual de "65,5 millones de personas refugiadas y desplazadas en el mundo, más que cuando se terminó la II Guerra Mundial".

"DECISIONES VALIENTES"

Para Matilde Fernández, "se necesitarían medidas y decisiones más valientes y desde luego, por los gobiernos de los países más ricos, que es el caso de Europa".

Por su parte, el conseller Manuel Alcaraz ha reafirmado el compromiso del Gobierno valenciano con las personas refugiadas que huyen de la guerra en Siria. Para Alcaraz, "la sociedad valenciana ha mostrado siempre su sensibilidad ante la cuestión de los refugiados, tan importante y candente en estos momentos".

Es por ello que el conseller ha lamentado "la incapacidad de las instituciones europeas y del Gobierno español para dar una respuesta activa ante este drama humanitario que, realmente es lo que quiere la mayoría de la población".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento