Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, saludando a militares que participaron en las tareas de ayuda a la población por el huracán Harvey. EFE

El jefe del Pentágono, James Mattis, prometió este domingo que habrá una "gran respuesta militar" por parte de Estados Unidos ante "cualquier amenaza" de Corea del Norte a los territorios del país, incluida la isla de Guam, o a sus aliados.

Mattis compareció brevemente ante la prensa en la Casa Blanca tras participar en una reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para analizar el último ensayo nuclear norcoreano.

Mattis detalló, además, que esa respuesta militar será "eficaz" y "aplastante", pero aclaró que Washington no busca la "aniquilación" de Corea del Norte, aunque tiene "muchas opciones" de poder hacerlo.

Asimismo, el secretario de Defensa estadounidense subrayó que todos los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que se reunirá este lunes para evaluar la nueva prueba nuclear norcoreana, están unidos "de manera unánime" ante la creciente "amenaza" que representa Pyongyang y comprometidos con la desnuclearización de la península de Corea.

Las declaraciones de Mattis se produjeron después de Trump alertara de que evalúa suspender el comercio con cualquier país que haga negocios con Pyongyang e insinuara que no descarta un ataque a Corea del Norte tras el nuevo test del régimen de Kim Jong-un, que ha probado su bomba atómica más potente hasta la fecha.

El presidente salía de una iglesia cercana a la Casa Blanca, donde asistió a un servicio con motivo del Día de Oración por las víctimas del huracán Harvey, cuando un periodista le preguntó si planea atacar Corea del Norte. "Ya veremos", contestó Trump escuetamente.

El Ejército surcoreano realizará este mes maniobras con fuego real en las que participarán cazas F-15KHace menos de un mes, a comienzos de agosto, Trump ya advirtió a Corea del Norte de que podría responder a sus amenazas con "un fuego y una furia nunca vistos en el mundo", tras publicarse informes de que Pyongyang había fabricado una cabeza nuclear reducida que puede ser colocada en uno de sus misiles balísticos.

Por su parte, el mes pasado, el régimen de Pyongyang reveló que preparaba un plan para disparar dos misiles de medio alcance cerca de las aguas territoriales de Guam, isla estadounidense en el Pacífico Occidental y sede de una estratégica base naval.

La Casa Blanca ha informado de que a través de una conversación telefónica, el presidente estadounidense le ha transmitido al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que su país está listo para usar su capacidad nuclear si Corea del Norte sigue amenazando su territorio o a sus aliados.

"El presidente Trump reafirmó el compromiso de Estados Unidos para defender nuestra patria, territorios y aliados, usando todas las opciones diplomáticas, convencionales y nuestra capacidad nuclear disponible", se indica en un comunicado.

Despliegue de un portaviones nuclear

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur ha informado por su parte de que su país y Estados Unidos planean desplegar un portaaviones nuclear, varios bombarderos y otros efectivos estratégicos en la península coreana en respuesta al último ensayo nuclear de Pyongyang.

El Ejército surcoreano realizará además este mes maniobras con fuego real en las que participarán cazas F-15K equipados con misiles de aire-tierra Taurus, según dijo el ministerio surcoreano en su informe a la Asamblea Nacional, recogido por la agencia local Yonhap.

El anuncio de Seúl llega pocas horas después de los ejercicios con fuego real realizados por el país asiático en los que ensayó ataques a instalaciones nucleares norcoreanas.

No se han detectado radiaciones

En este clima de máxima tensión, Japón ha informado de que no ha detectado en su medio ambiente sustancias radioactivas provenientes del ensayo nuclear norcoreano. "No se ha detectado nada en particular en las monitorizaciones efectuadas en el país", aseguró Yoshihide Suga, portavoz del Gobierno japonés.

China llegó a las mismas conclusiones. "Los resultados de nuestras observaciones mostraron que el ensayo nuclear de Corea del Norte no tuvo impacto en el medio ambiente de nuestra nación ni sobre la población", explicó el Ministerio de Medio Ambiente.

El ministro japonés de Defensa, Itsunori Onodera, había indicado el domingo que aviones de detección de su fuerza aérea habían iniciado una operación de medición, al igual que distintas agencias.

Los temores de diseminación de sustancias radioactivas se incrementaron a causa de un segundo temblor registrado tras el primero correspondiente a la explosión, lo cual fue interpretado como la consecuencia de un "hundimiento" telúrico.