El Ministerio de Medio Ambiente ha formulado la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al proyecto de desarrollo de programas de aguas subterráneas y desalación para abastecimiento y regadíos en Castellón, según informaron en un comunicado fuentes ministeriales.

El objeto del proyecto consiste en la construcción de una planta desalinizadora de agua marina e instalaciones complementarias en el término municipal de Moncófar (Castellón) para el abastecimiento con agua de calidad a los municipios de la comarca de La Plana Baja, considerando las previsiones de crecimiento.

Alternativas para el proyecto

Tras las consultas previas, se considera que la alternativa 3 -el diseño de una planta para un caudal de producción de 60.000 metros cúbicos/día con agua de alimentación procedente de toma abierta en el mar- es la más adecuada, ya que evita la extracción de aguas subterráneas sobre un acuífero en riesgo de sobreexplotación y con problemas de contaminación que dificultan el uso de sus aguas para consumo.

Se realizará una prospección arqueológica de todo el área de actuación

Respecto a las actuaciones proyectadas, el estudio de impacto ambiental señala que el cauce del río Belcaire constituye una zona altamente antropizada, con presencia de obras hidráulicas que ha modificado sus características naturales.

No obstante, se minimizará la afección sobre la vegetación de la ribera. El promotor se compromete a utilizar los caminos paralelos al río ya existentes para el acceso de maquinaria en la construcción de la obra de vertido.

El diseño definitivamente propuesto maximiza y ofrece mayor garantía de protección del medio marino. En particular, se garantiza que los chorros en ningún caso alcancen la superficie. Se aumenta del mismo modo, el número de difusores y la separación entre los mismos, de modo que se evite la interacción entre chorros contiguos.

La DIA complementa el plan de seguimiento propuesto por el promotor con medidas adicionales con el fin de garantizar, en fase de obra y explotación, el cumplimiento de los umbrales de salinidad establecidos para los hábitats marinos susceptibles de ser afectados. Asimismo, se establece un Protocolo de corrección en caso de exceso de salinidad.

También, con carácter previo al inicio de las obras, se realizará una prospección arqueológica de todo el área de actuación, autorizada con anterioridad por la Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano y Museos, según las mismas fuentes.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CASTELLÓN