Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un nuevo entramado de empresas mercantiles, con sedes en Madrid y Palma de Mallorca, que han defraudado a la Seguridad Social cerca de 12 millones de euros. La operación se ha saldado con cinco detenidos, todos ellos socios-administradores de estas sociedades, acusados de cometer delitos de insolvencia, contra la Seguridad Social y falsificación documental.

Los detenidos están acusados de cometer delitos de insolvencia y falsificación.
En el operativo policial se han investigado un total de 23 sociedades mercantiles que presuntamente evadían el pago de los seguros sociales a las arcas públicas. Las pesquisas han correspondido a miembros de la Sección de Investigación de la Seguridad Social, perteneciente a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal.


La investigación se inició al detectar distintas actividades sospechosas realizadas por los responsables de dos empresas de las que era administrador J.M.A.P.. Estas sociedades habían acumulado deudas por impago de los seguros sociales por importe de 1.689.690,15 euros y 980.836 euros.

En el año 2005, la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social intentó localizar, sin éxito, uno de los dos domicilios aportados por una de estas empresas a la Tesorería General de la Seguridad Social. El segundo domicilio facilitado estaba ubicado en un centro de negocios en Madrid.

Los responsables de estas empresas utilizaban tres modos diferentes para hacer ilocalizables a las distintas sociedades: no comunicar los cambios del domicilio mercantil a la Tesorería General de la Seguridad Social, notificarlo con retraso o bien hacer uso de los centros de negocios.

Estos centros de negocios prestaban servicios a otras empresas mercantiles permitiéndoles emplear su dirección como domicilio social y fiscal, recibir correo, teléfonos, fax y utilizar despachos. En ningún caso facilitaban las señas de sus clientes, ni ante las inspecciones de Seguridad Social o de cualquier otro organismo público o privado, lo que supone un obstáculo insalvable para conocer el domicilio o paradero de estas sociedades.

Empleados y testaferros

Las empresas incumplían sistemáticamente las obligaciones sociales generando una deuda con la Seguridad Social de 11.993.151,73 euros.

Las 23 sociedades investigadas se dedicaban a la selección de personal, a actividades de limpieza y reparación de hoteles, a la explotación de establecimientos de hostelería que asesoraban legalmente y a la adquisición, urbanización y promoción de propiedades inmobiliarias.

Los dos detenidos en Madrid son F.D.G. de 49 años de edad y D.A.P. de 39 años, y los tres detenidos en Palma de Mallorca responden a las siglas J.M. A.P. de 44 años, O.A.P. de 43 años y F.B.A. de 44 años. Las investigaciones policiales en torno a este entramado empresarial continúan abiertas.