Llega el fin de semana y la historia se repite en Vigo. Unos 3.000 jóvenes, según los cálculos del Valedor do Cidadán, salen a la calle para beber alcohol en compañía de sus amigos. Pero lo que en principio es una forma de ocio no siempre acaba bien y los excesos se pagan.

Además de los vecinos, quienes más notan las consecuencias del fenómeno del botellón son los trabajadores de los servicios de urgencias.

En los Puntos de Atención Continuada (PAC) de Coia y Bolivia los sanitarios de urgencia están desbordados.

Atienden a una media de 200 personas cada fin de semana. «La mayoría son jóvenes que vienen con intoxicaciones etílicas o daños producidos por peleas que se producen de noche», explica Begoña Peiteado, una de las trabajadoras.

Aseguran que el mayor volumen de casos llega el sábado por la noche cuando «atendemos el doble de urgencias que cualquier otro día de la semana».

Llegan acompañados de sus amigos, casi sin tenerse en pie después de pasar varias horas en la calle o en locales de ocio.

Cada vez son más jóvenes y el número de chicas va en aumento. La edad media de los atendidos por el botellón en Vigo oscila entre los 15 y los 18 años.

Según la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados, los vigueses comienzan a beber alcohol a los 11 años.

Más jóvenes en tratamiento

La edad de las personas que en Vigo siguen un tratamiento para vencer el alcoholismo se ha desplomado en los últimos diez años. Según la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados, hoy la media de edad de sus pacientes no supera los 35 años. Hace una década, ésta se situaba en los 65. La mayoría son hombres y trabajadores que se dan cuenta del problema a los 30 años.

Quién les ayuda

Protección civil

Aunque no tienen un dispositivo especial de control para el botellón, el retén de guardia de Protección Civil los fines de semana suele ayudar a los jóvenes a llegar a sus casas tras una noche de fiesta.

Aumenta

Con el buen tiempo

El buen tiempo que caracteriza el otoño de Vigo actualmente hace que el número de jóvenes que se suman al botellón después del verano sea similar al de la época estival. Así lo confirman los servicios de emergencia.

Cuándo

A partir de las 2.00 h

La mayor parte de las incidencias en las urgencias de Vigo los fines de semana se producen a partir de las dos de la madrugada, cuando el botellón finaliza. Empiezan a beber antes de las 21.00 horas.

Los vecinos se oponen a la creación de zonas para que los jóvenes beban

El Concello pretende eliminar el fenómeno de las calles habitadas. Para solucionar el conflicto que el botellón genera entre los vecinos, la intención del Concello es eliminarlo de calles como Joaquín Loriga, donde los jóvenes beben a las puertas de los edificios.

Como alternativa se maneja O Castro y Praza da Estrela. Sin embargo, los vecinos del centro se oponen rotundamente a esta idea.

«No hay que ofrecer un lugar para que los jóvenes hagan botellón. Estamos en contra de que los jóvenes, incluso menores, beban en la calle sin control y eso es lo que se debe vigilar», explica Florencio Bermello, presidende de la A. V. Fonte do Galo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO