Los cánidos atacaron en esta ocasión a plena luz del día en una explotación ganadera, donde devoraron a una oveja que resultó la única víctima del ataque.

El ganadero tenía dentro de la explotación mastines para proteger al rebaño, pero ni si quiera su presencia disuadió a los lobos, que perpetraron su ataque en una zona donde resultan habituales este tipo de episodios.

La Alianza UPA-COAG asegura que el término municipal donde se ha producido la lobada "cuenta con una zona de monte muy tupido que podría ser el resguardo perfecto para este tipo de animales".

Por esta razón, los ganaderos solicitan a la Junta medidas de control del lobo ante lo que consideran un "exceso de población".

Consulta aquí más noticias de Zamora.